Trekking en los Himalayas - Dia 12: Kagbeni (2800 mts)


Advertisement
Nepal's flag
Asia » Nepal » Annapurna » Annapurna Circuit
March 21st 2012
Published: July 15th 2012
Edit Blog Post

El día empezó temprano con lo que se supone era un pequeño paseo a la cima de una colina que está frente a Kagbeni desde donde se podía apreciar una vista de 360 grados de los alrededores (el masivo tibetano, las grandes montañas nevadas de donde veníamos, Kagbeni, etc); fuimos solo Martin, Chris y yo, los demás no se quisieron despertar antes de las 7am para hacer el paseíto (no era recomendable ir más tarde porque alrededor de las 11am llega un viento fenomenal a la colina que hace difícil y un poco peligroso el descenso). Al cruzar el río que pasa por Kagbeni vimos una multitud de hindúes bañándose y afeitándose la cabeza en el río (es un ritual que practican los hombres hindúes en algunas festividades o como señal de luto cuando muere un familiar), luego nos enteramos que hoy y mañana eran fechas muy importantes en la religión hindú.

El chico del hotel nos había dicho que la primera parte del camino estaba cubierta por un deslizamiento de tierra y que teníamos que “treparnos” un poco por ahí para encontrar el “camino” más arriba... pues el fulano “camino” ya no era camino en casi 90% del trayecto, era básicamente caminar en piedras y arena suelta en la ladera de la colina y a veces tenía el ancho suficiente para poner un solo pie; al principio efectivamente teníamos que subir en 4 patas, el resto del camino solo tenía que concentrarme en donde poner los pies y fue sólo al final que me desesperé y empecé a maldecir la colina, al tipo del hotel que no nos dijo lo mal que estaba la ruta y a mi misma por ponerme a inventar a subir la colina cuando muy bien podría estar durmiendo; luego de 3 horas de una tensa caminata (es que ni saqué la cámara para hacer fotos de lo cagada que iba), que se supone que eran 2... solo si hubiese habido un camino, llegamos a la cima en donde había una casita abandonada... la vista realmente era ESPECTACULAR, ya para ese momento se me quitó mi mal humor y me dije que había valido la pena haber ido (sólo porque me negaba a pensar/preocuparme seriamente en el regreso por el mismo “camino”), se veía el inicio del hermoso y árido masivo tibetano con sus montañas erosionadas por el viento, por otro lado Kagbeni y el río Khali Ghandaki y al otro lado las inmensas montañas nevadas en donde habíamos estado sólo hace un par de días. Luego de un rato de admiración, descanso y merienda bajamos... la temida bajada no fue tan mal como me lo imaginé, de hecho una vez que superas un poco el miedo irracional de resbalarte y rodar para abajo te das cuenta de que a pesar de que caminas sobre rocas sueltas y arena, cuando te resbalas solo es por unos pocos centímetros, y resulta casi imposible perder el control y caer; así que en el regreso no me la pasé mal, hasta casi al final que nos agarró el famoso viento y entendimos que de verdad no era buena idea estar allí después de las 11, habían ráfagas que duraban unos cuantos segundos que te obligaban a pararte y a agacharte para que no te arrastrara el viento :S... pero llegamos sanos y salvos un poco después de medio día, pasamos por el hotel a buscar a los flojos y nos fuimos a comer en YAC DONALD'S (jaja... eran hamburguesas con carne de yak).

Después de comer fuimos a Triri, el pueblito de al lado que pertenece al distrito de Mustang; antes nos despedimos de Kristian que se fue a Jomsom porque ya no le quedaba tiempo. En el camino al pueblo atravesamos un valle (por donde también pasa el río) en donde se consiguen fósiles en las rocas que abundan en el suelo, los demás se pasaron una buena hora mirando al piso y arrojando las rocas para que se abrieran y descubrieran un fósil en el medio, yo no tengo paciencia para esas cosas y después de reventar 2 rocas sin nada de especial interés en su centro me di a la tarea de fotografiar el alucinante paisaje; los demás consiguieron un par de piedras con fósiles y satisfechos decidieron seguir el camino a Triri. El pueblito es súper pequeño, solo unas cuantas casas, vimos más animales (burros y algo parecido a una vaca pero con más pelo que no recuerdo el nombre) que personas, y un niño que curioso del grupo de extranjeros que visitaban su poblado nos siguió durante todo el recorrido sin decir una palabra y a veces escondiéndose tímidamente de nuestras miradas.

Por la noche (mientras jugábamos cartas, para variar) probamos la cidra de manzana hecha en la misma posada donde dormimos; esta zona es famosa por su cidra y brandy de manzana.


Additional photos below
Photos: 13, Displayed: 13


Advertisement



Tot: 3.015s; Tpl: 0.065s; cc: 10; qc: 48; dbt: 0.0482s; 2; m:saturn w:www (104.131.125.221); sld: 1; ; mem: 1.4mb