Blowing the Budget in the Adrenaline Capital of the World / Machacando el Presupuesto en la Capital de la Adrenalina


Advertisement
New Zealand's flag
Oceania » New Zealand » South Island » Queenstown
April 1st 2007
Published: August 6th 2007EDIT THIS ENTRY

Total Distance: 0 miles / 0 kmMouse: 0,0

Invercargill --> Queenstown


From the South Coast we started to make our way north along the West Coast. We stopped in Invercargill for a night, but we had dreadful weather and the city didn’t hold enough fascination to warrant a second night stay, so we moved on the next morning. The main memory we will have of the place was the terrible haircut Maria was given after asking to have her split ends sorted out - she ended up with something just short of a mullet which she would spend weeks trying to hide or camouflage in some way!

We stopped in Te Anau next, a lovely little town in the heart of Fiordland. Most people stop here before heading out to Milford Sound, but as we had already flown there from Wanaka, we took a boat trip to see a glow-worm cave instead. No pictures to show you we’re afraid, as we weren’t allowed to take any, but we can try to give you a mental picture of it. Basically you just walk into a dimly lit cave and after a short walk beside a subterranean river, you jump into a raft and they take you a bit deeper, in complete darkness; you can’t even see your own hand if you wave it in front of your eyes. But if you look up, you might be fooled into thinking you’re back outdoors looking into a starry night sky; little blue-tinged twinkly lights brighten up the roof of the cave - these are the bottoms of hundreds of hungry glow-worms, waiting patiently for insects to fall in their traps as they are attracted to their light.

The next day we joined a cruise along Doubtful Sound. Although Milford Sound is the world-famous one, everyone we had talked to seemed to like Doubtful Sound better, so we decided to have a look ourselves. When Captain Cook found himself in this area in 1770, he sailed right past it, as he was “doubtful” whether the wind would be strong enough to blow his ship back out to sea again. So apparently this is where it got its name from. At 421m deep, it is the deepest of the fiords, and three times longer than Milford at 40 km long. We quite enjoyed the cruise; we agree that, from the water at least, it is more impressive than Milford, although you would need more than
DOUBTFUL SOUNDDOUBTFUL SOUNDDOUBTFUL SOUND

Seals and a stone version of the Sydney Opera House ******** Focas y una versión de piedra de la Casa de la Opera de Sydney
one cruise to enjoy it all. We really liked it when the captain took us down one of the arms and turned off the engines, asking the passengers to remain quiet so we could all appreciate and enjoy the silence. It was pretty amazing, we could hear birds calling from kilometres away, and even the trickle of a distant waterfall.

From Queenstown we drove to the Mavora Lakes to find some of the LOTR filming locations. Even for non-fans of the films, this is a favourite camping location although the sand flies can be vicious! We managed to escape without a single bite thanks partly to the help of a robin that seemed to know no fear. It came incredibly close to us time and time again, and if we stood still for a little bit, he would climb on our feet and jump up our legs. It was having a right feast at our expense, eating the dozens of sand flies that surrounded us in search of food themselves! Soooo cute!!

Continuing with the LOTR theme, we next headed out to the tiny town of Glenorchy. Driving for what seemed like ages along a dirt track, we arrived at the microscopic locality known as Paradise; a very suitable name as it’s really beautiful out here. Again, even if you’re not looking for filming locations the drive is well worth it. From Glenorchy it’s just a short drive to Queenstown. Queenstown lies at the shores of Lake Wakatipu, which in Maori legend is the hollow where a giant demon, who had captured the daughter of a Maori chief, was killed by her heroic rescuer. It also lies at the foot of the Remarkables mountain range, which was also used in the LOTR films (Dimrill Dale, where the Fellowship flees towards Lothlórien after escaping from the Mines of Moria after losing Gandalf).

Now, Queenstown may only have around 10,000 inhabitants, but it is the undisputed adventure and adrenaline capital not just of New Zealand, but quite possibly of the entire world. The sheer amount of activities on offer is just mind-boggling; regardless of your age, interests or fitness level, you will find it difficult not to blow the budget in Queenstown. You can go…. sailing, cruising, water-skiing, water-skating, jet skiing, fishing, rafting, jet boating, river surfing, kayaking, bungy jumping, ballooning, paragliding, hang-gliding, skydiving, rock climbing, mountain biking, horse
TE ANAUTE ANAUTE ANAU

Pebbles by the lake ******** Guijarros a la orilla del lago
riding, trekking, quad biking, golfing, shopping, eating, drinking… you can also take… scenic flights, acrobatic flights, LOTR tours, wine tasting tours, 4WD tours… you can visit… the kiwi park, museums, gardens… you can attend a Maori show… and when you can take no more, you can go for a nice massage!

We’re sure we’ve left something out, but you get the idea!! Naturally we didn’t do all of this, as we wouldn’t have had enough money left to fly home, but we did do one thing or two. Mark being the suicidal sort, he wanted to give the Shotover (Giant) Canyon Swing a go. It claims to be “the world's highest rope swing at 109m / 360 ft” (over the Shotover river); “freefall 60m into the canyon before smoothly entering a giant 200m arc at 150 kph”, they add in the brochure. This was more than enough to convince Mark to go for it, and Maria to go the other way. She was more than happy to stay on the viewing platform, feet well attached to the ground, taking pictures of Mark’s daredevil stunt, whilst hoping not to become a widow so soon. Mark however didn’t feel lonely -
TE ANAU: Waiau River / Rio WaiauTE ANAU: Waiau River / Rio WaiauTE ANAU: Waiau River / Rio Waiau

Caught a glimpse of the Fellowship on its journey down the River Anduin ********* Pillamos a la Hermandad bajando el Rio Anduin
he had a naked Finnish blonde keeping him company. Yep, you read right, naked, starkers, in her birthday suit. Being short of funds, she had apparently jumped at the opportunity to do it for free if she agreed to do it in the nude; and she did it not once but twice! Mark did enquire about receiving the same treatment, but was warned that he’d had to pay double if he took his kit off! What happened to sexual equality?!?

Mark also did two jumps, as if you want a second go straight after the first one, you can have it for half price. For the first jump he did a bit of a Del Boy impersonation, keeping his body rigid and falling casually forward off the edge of the platform; he managed to keep this posture for a cool 2.35 seconds. He took the staff’s advice for what was supposed to be one of the scariest jump options, being suspended over the canyon and then released whilst falling backwards and swinging upside down. This is apparently not as hair-raising as it is nausea-inducing; with a massive rush of blood to his head, he ended up seeing more stars
MAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORA

Nen Hithoel: Frodo & Sam head out to Mordor after the breaking of The Fellowship ********* Nen Hithoel: Sam y Frodo se dirigen a Mordor tras la ruptura de La Hermandad
in front of his eyes than in the glow-worm cave.

Recovering rather quickly from the experience, we went for a quick ride on a jet boat. Jet boats, a Kiwi invention, are powered by large engines that literally suck water in at the front and then throw it (at high speed) out the back. These boats have incredible acceleration, can turn 360 degrees on the spot and do all of this in just 6 inches of water. We went with the original Shotover Jet company, who provide tourists with a real white knuckle ride along the shallow Shotover river. Although the ride itself was fun, most of the passengers in our boat were enjoying Maria’s screams just as much as the ride itself, as the boat skimmed literally inches past cliff faces and overhanging rocks.

The next day we took to the air; not in a plane, but doing a tandem paragliding flight. Maria had never gone paragliding before, although she had dreamt of flying since she was little, so was really looking forward to doing it, even if it had to be strapped to another person. Mark actually became a certified paraglider back in 2001, but not
MAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORA

The fearless robin ********* El tordo intrépido
having flown ever since, he had to settle for a tandem flight just like Maria; however, the “pilot” let him have a go with the controls which made it almost as good. Now, for those of you who may have thought of doing this before but haven’t quite got round to it, we wholeheartedly recommend it. Don’t let fear of heights put you off - Maria’s knees go all wobbly just thinking of getting near a cliff edge or similar, but with paragliding all you do is run down a hill, so you don’t get the sensation of falling that you get with skydiving for example. And once in the air, your notion of height disappears too, so it feels like a very gentle ride on what could be a very slow merry-go-round. You really feel free as a bird up there and, needless to say, the views are incredible. We want to do it again soon!

The next things we did were a bit more sedate (and much cheaper). One of them was visiting Deer Park Heights, a natural area just outside town where you can see lots of free roaming animals, like deer, goats and a bunch
MAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORAMAVORA LAKES / LAGOS MAVORA

Mark meets a friendly Ent ********* Mark hace migas con un simpático Ent
of other, more exotic fauna like llamas, alpacas, bison, yak and even highland cows. You can buy food from massive containers inside the park and feed them out of big metal tins; the deer and the llamas can get quite pushy, coming right up to you trying to get to the tin. They’re not as bad as the goats though, which, hunting in packs, will climb all over you, as Mark found out when he received a well-aimed kick right in the family jewels, whilst a group of highly amused Japanese captured his moment of discomfort on camera.

The second sedate thing we did in Queenstown was a gondola ride; although after seeing the massive queue, we decided to walk to the top, which actually proved to be quite a substantial climb. The views from the top are quite rewarding though, you can see over the city and across the lake to the Remarkables; it must be quite a sight in winter when they’re covered in snow.

New Zealanders are not only lovely, friendly people; they’re also raving mad when it comes to dreaming up new ways to get a good adrenaline rush. One of these inventions is
PARADISEPARADISEPARADISE

Some LOTR scenes filmed near this area: Gandalf riding up to Isengard, the Fellowship entering Lothlórien and Merry and Pippin being captured by Orcs at Amon Hen ********* Algunas escenas del SDLA rodadas cerca de aquí: Gandalf cabalgando hacia Isengard, la Hermandad llegando a Lothlórien y Merry y Pippin siendo capturados por los Orcos en Amon Hen
bungy jumping, although they did steal the idea from the inhabitants of Vanuatu Island in the Pacific, have been throwing themselves from towers for centuries with nothing more than a few vines tied to their feet. A kiwi speed skier, A J Hackett, thought it looked like fun and together with another guy, developed it into today’s bungy. He gained international fame when he jumped from the Eiffel Tower in 1987 - and thus another extreme sport was born.

They say no visit to New Zealand is complete without a bungy jump. Mark agreed; Maria begged to differ. There are various bungy sites around Queenstown, including the world’s first full-time bungy site, the Kawarau Bungy Bridge, which opened in 1988 and is 43m high. This was however not good enough for our daredevil, who decided to go for the big one instead - the Nevis Highwire Bungy, a respectable 134m (440ft) above the Nevis River, which you can only do after reaching a platform dangling from thick cables that go from one side of the canyon to the other. Having to reach that platform in a little cable car and being in it looking down into the empty space
GLENORCHY GLENORCHY GLENORCHY

The Misty Mountains. Isengard was digitally added, as well as bush covered hills filmed many miles away in the West Coast, whilst the nearby Dart River was "erased" ********* Las Montañas Nubladas. Isengard fue añadido digitalmente, al igual que varias colinas arboladas que se rodaron muchos kilómetros al norte en la Costa Oeste, mientras que el cercano Rio Dart fue "borrado"
below was enough excitement for Maria, but Mark thoroughly enjoyed the approx. 8.5 second freefall, which he found absolutely exhilarating.


Next stop, the Glaciers!!

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Dejando atrás la Costa Sur y con dirección norte hicimos una primera parada en Invercargill, donde nos quedamos una noche sólo; nos hizo un tiempo espantoso y el sitio no nos pareció lo bastante fascinante como para quedarnos más tiempo, así que continuamos camino al día siguiente. Me temo que el mayor recuerdo que nos llevamos de la ciudad fue un corte de pelo horrible que me hicieron después de pedir que me arreglaran las puntas, ¡qué emocionante!

De aquí fuimos a Te Anau, en el corazón de Fiordland. La mayoría de la gente para aquí de camino a Milford Sound, pero como nosotros ya lo habíamos visitado cuando volamos desde Wanaka, lo que hicimos fue ir a visitar una cueva de luciérnagas. Me temo que no tenemos fotos que enseñaros, ya que no nos permitieron sacar ninguna, pero intentaremos daros una imagen mental. La entrada a la cueva está iluminada, pero después de un breve paseo a lo largo de un rio subterráneo, te suben a una barca, adentrándote
GLENORCHY GLENORCHY GLENORCHY

Frodo, Sam and Gollum watch the Oliphants ********* Frodo, Sam y Gollum observan los Olifantes
hacia una sección totalmente a oscuras; no puedes ni verte las manos aunque te las coloques delante de las narices. Pero al mirar hacia arriba, creerías que estás de nuevo al aire libre mirando hacia un cielo lleno de estrellas; montones de lucecillas alumbran el techo de la cueva - son los traseros de cientos de luciérnagas hambrientas, que esperan pacientemente a que insectos caigan en sus trampas, atraídos a su luz. Es muy bonito de ver aunque la cruda realidad no suene precisamente romántica…

Al día siguiente nos hicimos un crucero algo más largo, a Doubtful Sound ("Estrecho Dudoso"). Aunque el de Milford es el famoso, a todo el mundo parece gustarle más el de Doubtful, así que decidimos ir a echarle un vistazo también. Cuando el Capitán Cook se encontró por estos lares allá por 1770, se lo pasó de largo sin llegar a entrar, ya que le pareció “dudoso” que el viento fuera lo suficientemente fuerte como para empujar su barco de vuelta a mar abierto. Y al parecer es de ahí que le viene el nombre. Con 421m de profundidad, es el más profundo de los fiordos, y con 40 km de longitud, tres veces
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Canyon Swing, General View ********* Columpio del Cañón, Vista General
más largo que Milford. Disfrutamos mucho del crucero; estamos de acuerdo de que es más impresionante que el de Milford, aunque necesitarías más de un crucero para poder verlo todo con tranquilidad. Lo que nos gustó mucho fue cuando el capitán apagó los motores y pidió a los pasajeros que guardáramos silencio total para que pudiéramos apreciar y disfrutar del silencio reinante. Increíble, podíamos oir el canto de los pájaros a varios kilómetros de distancia, e incluso el sonido de alguna que otra cascada de agua.

De Queenstown fuimos a los Lagos Mavora a buscar un par de sitios donde se rodaron escenas del SDLA. Incluso para los no aficionados, es un sitio muy majo simplemente para pasar el fin de semana de acampada, aunque los mosquitos por estos lares son unos sanguinarios insaciables. Por suerte no nos picó ni uno, gracias en parte a la ayuda de un tordo que parecía no tenerle miedo a nada. Volaba hacia nosotros y se paraba a unos centímetros de distancia, una y otra vez, no parecía cansarse. Si nos quedábamos quietos, se subía a nuestros pies y pegaba saltos como queriendo treparnos por las piernas. Se dio todo un festín a
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Canyon Swing, Mark's big fall ********* Columpio del Cañón, la gran caida de Mark
nuestra costa, zampándose todos los mosquitos que nos rodeaban buscándose la cena ellos también. ¡Que monoooo!

Continuando con el tema del SDLA, fuimos a (intentar) encontrar más sitios de rodaje cerca del minúsculo pueblecito de Glenorchy. Nos hicimos la torta de kilómetros a lo largo de una camino de cabras que sólo Dios sabe cómo no se cargó la suspensión del vehículo, hasta llegar a la microscópica localidad de Paradise (Paraíso); nombre que le va muy bien, todo sea dicho, porque toda esta zona es una preciosidad. Glenorchy está solo a unos kilómetros de Queenstown. Queenstown se encuentra a las orillas del Lago Wakatipu, que, según una leyenda maori, es el hueco donde un demonio gigante feneció a manos de un heroico joven, quien rescató a la hija de un jefe maori que había sido secuestrada por el monstruo. También se encuentra al pie de la cordillera conocida como Remarkables, que también se usó en las películas del SDLA (Dimrill Dale, donde la Hermandad huye hacia Lothlórien tras escapar de las Minas de Moria después de perder a Gandalf).

Queenstown no tendrá más de 10.000 habitantes, pero es la capital indiscutible de la aventura y la adrenalina, no
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Shotover Jet Boat
sólo de Nueva Zelanda, pero muy posiblemente del mundo entero. La cantidad y variedad de actividades a elegir es alucinante; independientemente de tu edad, tus preferencias, tu nivel de energía o forma física, siempre encontrarás algo en lo que machacar el presupuesto en Queenstown. A ver, aunque me fallen las traducciones de algunas actividades, puedes… ir de crucero por el lago, en barco de vela o en catamarán, hacer water-ski (esquí acuático), water-skating (patinaje acuático) o jet skiing (motociclismo acuático), ir a pescar en el lago o en uno de los ríos, también hacer rafting, river surfing (surf de río), kayaking, saltos de bungy, viajes en globo, vuelos en parapente, ala delta, tirarte de una avioneta y practicar skydiving (paracaidismo de caída libre), ir de escalada, ir a montar en bici de montaña, o a caballo, hacerte marchas por la montaña, jugar al golf, ir de compras, a cenar, a beber… puedes subirte a un helicóptero o a una avioneta y hacer vuelos escénicos, vuelos acrobáticos… puedes apuntarte a una excursión del SDLA, excursiones de cata de vinos, excursiones en 4x4 … puedes visitar… el mini zoo y ver kiwis (el animal, no la fruta), museos, jardines… puedes asistir un
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Mark paragliding flight ********* El vuelo en parapente de Mark
espectáculo maori… y cuando ya no puedas con tu cuerpo ni con tu alma, ¡puedes ir a que den un buen masaje!

Fijo que nos hemos dejado cosas en el tintero, ¡pero ya os hacéis una idea! Claro está que no lo hicimos todo porque no nos habría quedado suficiente dinero para pagarnos el billete de regreso, pero sí hicimos un par de cosillas. Mark, que es el suicida, quiso probar el Shotover (Giant) Canyon Swing (Columpio (Gigante) del Cañón Shotover). Aseguran que es “el columpio más alto del mundo a 109m” (sobre el río Shotover); por si esto fuera poco, añaden en el folleto: “disfruta de una caída libre de 60m precipitándote hacia el cañón antes de describir (suavemente) un arco gigante de 200m a 150 kph”. Esto fue más que suficiente para convencer a Mark de querer hacerlo, y a mí de querer salir pitando en dirección contraria. Yo más que feliz de verlo todo desde el mirador, con los pies bien pegaditos al suelo, y sacar fotos de esta hazaña temeraria, esperando no quedarme viuda tan pronto. Pero Mark no se sintió solo - tenía un rubia finlandesa desnuda a su lado para hacerle compañía. Sí,
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Maria's view from her paraglider ********* Mi vista desde el parapente
lo habéis leido bien, desnuda, en cueros, en pelotas. Al parecer su presupuesto no le daba para pagarse el salto, así que cuando se lo ofrecieron gratis si lo hacía desnuda, ni lo dudó; ¡y saltó no una sino dos veces! Mark preguntó si podía él sumarse a la oferta también, pero le advirtieron que más que hacerlo gratis ¡tendría que pagar el doble si se quitaba algo! ¿¡¿Qué pasó con aquello de la igualdad de los sexos?!?

Lo que sí le ofrecieron fue el segundo salto a mitad de precio, así que él también saltó dos veces. El primero lo hizo manteniéndose rígido como un palo y dejándose caer hacia delante desde el borde de la plataforma; logró mantener esta postura durante 2,35 segundos, tiempo nada despreciable. Para el segundo salto, les pidió a los chicos que trabajan allí que le dijeran cual era la forma de tirarse que daba más miedo. Le suspendieron sobre el cañón boca arriba y cuando menos lo esperaba le soltaron, de modo que cayó de espaldas y acabó balanceándose boca abajo. Al parecer le engañaron, no es la forma que da más miedo, sino más bien la que da más náuseas, con
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

Maria in flight ********* Yo misma en pleno vuelo
toda la sangre que le subió a la cabeza acabó viendo más lucecitas que en la cueva de las luciérnagas.

Por suerte no tardó mucho en recuperarse y, con más ganas de hacer más tonterías, nos fuimos a hacer “jet boating”. Los “jet boats” (invención kiwi), son barcas con motores súper potentes que muy literalmente absorben agua por delate y la expulsan por detrás a gran velocidad. Tienen una aceleración increíble, dan giros de 360 grados sin ninguna dificultad y no necesitan más que unos centímetros de profundidad en el agua. Te llevan río arriba y río abajo un par de veces; el lugar donde lo hacen es un cañon de paredes rocosas, bastante estrecho en algunos sitios, y las paredes sobresalen peligrosamente, pero aún así te llevan a toda pastilla, haciendo como que te van a estrellar contra una de estas rocas para luego esquivarlas en el último momento. No sabemos qué le dió más risa a la gente que iba con nosotros, si los nervios y la adrenalina o los gritos que iba yo pegando a pleno pulmón hasta casi quedarme afónica.

Al día siguiente nos lanzamos al aire; pero no en avioneta, sino haciendo un vuelo tándem en parapente. Yo no lo había hecho nunca, aunque llevaba 20 años queriendo hacerlo, así que me hacía una ilusión tremenda, aunque fuera estando pegada a otra persona. Mark se sacó la licencia allá por el 2001, pero luego no volvió a hacerlo, así que se tuvo que conformar con un vuelo tándem como yo; sin embargo, el “piloto” le dejó controlar el vuelo así que casi como si hubiera saltado él solo. De verdad que os animamos a hacerlo, si alguna vez lo habéis pensado pero no os habéis decidido; que lo hagáis porque os encantará, es increíble. No os echéis atrás si tenéis algo de vértigo porque mira que yo soy una miedica, que me tiemblan las rodillas sólo de pensar en acercarme al borde de un acantilado o edificio alto o similar; pero como para hacer parapente lo que haces no es tirarte al vacío sino correr por una colina cuesta abajo hasta que despegas, no tienes esa sensación de estar cayéndote como cuando haces caída libre (skydiving) por ejemplo. Y una vez en el aire, pierdes la noción de altura, así que en realidad es como estar subido a un tiovivo que fuese despacito
QUEENSTOWN, Deer Park HeightsQUEENSTOWN, Deer Park HeightsQUEENSTOWN, Deer Park Heights

Feeding the llamas ********* Dando de comer a las llamas
y más en línea recta que en círculos. De verdad que te sientes libre como un pájaro allá arriba, y ni que decir tiene que las vistas son increíbles. ¡Queremos hacerlo otra vez, y pronto!

Lo siguiente que hicimos fue algo más calmado (y barato). Fuimos a darnos un paseo por Deer Park Heights, un parque natural a las afueras de la ciudad donde puedes ver un montón de animales en estado salvaje, como ciervos, cabras, y otra fauna algo más exótica como llamas, alpacas, bisontes, yaks y hasta vacas de las tierras altas escocesas. Puedes comprar comida en latas enormes y darles de comer; los ciervos y las llamas son bastante lanzados e impulsivos, se te echan encima para quitarte la comida y con lo grandes que son, acobardan. Pero no son tan agresivos como las cabras, que vienen en manada y te rodean y se te suben encima, como descubriría el pobre Mark que se llevó toda una coz en plenos cataplines, mientras que un grupo de japoneses muertos de risa no perdieron la oportunidad de filmar tan incómodo momento.

Otra cosa que hicimos fue darnos un paseo en teleférico, pero había unas colas tremendas y
QUEENSTOWN, Deer Park HeightsQUEENSTOWN, Deer Park HeightsQUEENSTOWN, Deer Park Heights

Korean Prison - Film set for The Rescue (1988) ********* Prisión Coreana - exterior de El Rescate (1988)
nos hicimos la subida a pie, que resultó más ardua de lo que esperábamos. Al menos las vistas desde la cima bien merecen la pena, ves toda la ciudad y el lago con la sierra de los Remarkables detrás; debe ser una preciosidad en invierno cuando se cubren de nieve.

Los neozelandeses no sólo son simpáticos y encantadores; también están como una puñetera cabra en lo que se refiere a inventar formas de lograr subidones de adrenalina. Una de estas invenciones fueron los famosos saltos bungy, aunque sí es cierto que la idea básica se la robaron a los habitantes de Vanuatu, una isla en mitad del Pacífico, quienes llevan siglos tirándose de altas torres con tan sólo un puñado de lianas atadas a los pies. Un esquiador de velocidad kiwi, A J Hackett, pensó que parecía divertido y junto con otro esquiador desarrolló la actividad hasta convertirla en el bungy que conocemos hoy día. El hombre se hizo famoso mundialmente cuando se tiró de la Torre Eiffel en 1987 - y así nació otro deporte extremo.

Dicen que ninguna visita a Nueva Zelanda está completa si no haces un salto de bungy. Mark estaba de acuerdo; yo
QUEENSTOWNQUEENSTOWNQUEENSTOWN

View from Gondola ******** Vista desde el teleférico
dije que ni jarta de vino. Hay varios sitios alrededor de Queenstown donde hacer bungy, incluyendo el primer sitio que se abrió en el mundo, en un puente sobre el río Kawarau, que se abrió en 1988 y tiene 43 metros de altura. Esto no le pareció suficiente a nuestro loco temerario, que decidió ir por el bestia - el Nevis Highwire Bungy, una plataforma suspendida por cables a 134m sobre el Río Nevis, y a la que sólo puedes acceder en un mini teleférico. Vamos, que sólo llegar hasta la plataforma, y estar sobre ella según se balancea y mirar hacia abajo, me resultó emoción suficiente, pero a Mark lo que le emocionó fue la caída libre de unos 8,5 segundos de duración, que al parecer es de lo más excitante.

Próxima parada, ¡¡los Glaciares!!



Additional photos below
Photos: 26, Displayed: 26


Advertisement

QUEENSTOWNQUEENSTOWN
QUEENSTOWN

Nevis Bungy
QUEENSTOWNQUEENSTOWN
QUEENSTOWN

Where's the ground??? ********* ¿¿Dónde está el suelo??
QUEENSTOWNQUEENSTOWN
QUEENSTOWN

Kiwi sense of humour ********* Sentido del humor kiwi
QUEENSTOWNQUEENSTOWN
QUEENSTOWN

Kawarau River - LOTR Anduin River and the Pillars of the King / SDLA Rio Kawarau - Rio Anduin y los Pilares de los Reyes


14th June 2007

Doubtful
Really enjoyed the pics of Doubtful sound, I hadn't realised how beautiful it was. Never mind, Maria, it will grow out before too long!!!
17th November 2007

MARAVILLOSO VIAJE
Soy Celia Schiefelbein mi hijo Patrik Johansson viajamos por un mes en su auto desde Auckland hasta Qeenstown nos alojamos en los Holiday Park que para nosotros dos fue muy comodo ,desde abril que mi hijo se fue a n z a estudiar ingles y a trabajar y vacacionar , el 18 de ostubre cumplio 20 años y el 1 de octubre llegue a new zealand a conocer donde mi hijo estaba , es realmente inolvidablel estar alla la gente calida, la naturaleza impresionante, Queenstown me trastorno de una belleza incomparable, ,, ahi esta hoy en dia Patrik trabajando junto a otros amigos chilenos en el restaurant de las gondolas, fuimos a sidney tambien muy bonito, al regreso mi hijo viajo en avion a Qeenstown ,,estoy muy feliz de juntarme a recorrer tan lindos paisajes neozelandeces, de la mano por todos lados de mi unico hijo que el tambien es chileno .
29th November 2007

BEAUTIFULL QUEENSTOWN
MY NAME IS CELIA SCHIEFELBEIN chilena mi hijo Patrik Johansson esta en queenstown trabajando y estudiando ingles esta en nz desde abril hasta abril del 2008. yo vengo llegando de nz recorrimos bastante desde auckland hasta queenstown y alli se quedo mi hijo y mi sobrina Rommy Schiefelbein a trabajar, soy una gran admiradora de queenstown y feliz saber donde esta mi hijo y mi sobrina,,,,, saludos desde chile

Tot: 0.163s; Tpl: 0.027s; cc: 14; qc: 21; dbt: 0.0257s; 21; m:apollo w:www (50.28.60.10); sld: 2; ; mem: 6.5mb