Tour por Mongolia. Parte 2.


Advertisement
Mongolia's flag
Asia » Mongolia » Gobi Desert
September 29th 2011
Published: October 2nd 2011EDIT THIS ENTRY

111

Caballitos y ger a "orillas del Gobi"
La segunda parte de mi andadura por Mongolia fue igual o mejor que la primera.

La dinámica es casi siempre la misma. Nos levantamos a las 8:30h. más o menos, nos traen el desayuno, recogemos los bártulos, montamos en la furgo y listos.
Al final le pillas el tranquillo a los viajes “revienta-espaldas” en la furgoneta, pero cuesta lo suyo. De hecho, yo este día lo hice de copiloto porque no me apetecía pasar el mal rato de mareo que tuve el día anterior. Ahora estoy recordando cómo fue ese desplazamiento y la verdad es que el aspecto general del grupo daba un poco de lástima. La chica holandesa con una resaca del quince (naúseas, mareos…) a punto “morirsen”, uno de los franceses mareado perdido y un servidor que no le iba a la zaga… en fin…

Pues eso, que nos encaminamos hacia el desierto de Gobi con bastante buen ánimo.

Hago un inciso para reseñar que en este tipo de tours la “compañía-grupo-compañeros” que te toca es fundamental. Hay que pensar que todo el tiempo que dure el tour estás conviviendo con la gente del grupo, así que, más vale que tengas suerte porque como tengas que
222

Con la furgo y mi humilde-morada-ger.
aguantar a alguna pedorra o ñoña, o en su defecto al típico gracioso guiri-mascachicles de turno, lo tienes claro, Jenaro!!! A las 19:00h se hace de noche, te metes en el ger y socializas a base de bien, así que…
Normalmente la gente con la que haces estos tours son mochileros como tú, hechos de una pasta similar, así que suele cundir el buen rollo. Y esto es lo que me tocó a mí, con lo cual disfruté y me reí de lo lindo con el resto de la tropa a más no poder.

Después de comer en un restaurante de carretera (en Mongolia esto consiste en negociar el precio de la comida para todo el grupo con una señora, y si te convence, te metes en su ger y esperas a que te haga la comida; comes y santas pascuas), llegamos a nuestro campamento base.
Tres gers en medio de la nada, en las inmediaciones del desierto de Gobi, un “toillet” que consiste en una caseta de madera con un agujero en el suelo, 7 camellos y 2 caballos. Nada más.
En el tour estaba incluido una vueltecita en camello, así que eso hicimos. Ninguno de los
333

Hielo y arena. Así amaneció en el Gobi el viernes pasado...
del grupo lo había hecho antes. Yo monté la primera vez que fui a Lanzarote, pero aquí es más largo el paseo, y también un poco más auténtico, ya que aquí no hay sillitas de madera para sentarte, como en la isla. En esta ocasión nos acompañó el dueño de los camellos, nos dijo que pegásemos un brinco para montar a lomos y pa´lante!!
El tiempo era soleado y sin viento, así que el paseo de unos 40 minutos fue muy agradable.

Después de esto fuimos a visitar un monasterio budista enclavado en las montañas. En la actualidad no viven monjes allí, así que creo que únicamente utilizan los pequeños templos para celebrar alguna festividad, o fecha señalada.
El contraste del silencio con la inmensidad del desierto era sobrecogedor!!
Y cuando ya estaba anocheciendo nos fuimos al campamento a recogernos.

Yo, como hago siempre que puedo, me quedé un buen rato (una hora o así) dando una vuelta por los alrededores, disfrutando del silencio y de las vistas. Me encanta contemplar cómo va cambiando la tonalidad del cielo cuando anochece. Del color anaranjado va pasando al blanco y luego al azul progresivamente, finalizando en la oscuridad de la
444

Templo budista en el desierto...
noche.

Después de cenar también salí un buen rato a ver las estrellas. Y me acordé de mi colega John. Me gustaría que me hubiese explicado un poco lo que veía, porque yo, como soy un negado en astronomía, lo único que distinguía era la vía láctea, el “carro” y poco más.
Es un tópico, topicazo, el comentar todo eso de que cuando observas detenidamente el cielo te sientes muy pequeño. Y que todo se relativiza, quitando importancia a las cosas que sobrevaloramos y que en realidad no la tienen… Pero es que para mí es la pura verdad.

Y no hace falta venirse a Mongolia para pararse un poco de vez en cuando, y pensar y reflexionar todo esto!!!!
La sociedad “occidental-rica” (a la cual pertenezco, obviously…) va demasiado de prisa. Todo tiene que ser inmediato, todo está programado, planificado… vestimos todos igual (ahora que llega el otoño, todos con ropas oscuras!! Shitttttt!!!!!), tratan de endosarnos la misma música aburrida de siempre, las mismas peliculuchas, la telebazofia generalizada, la “desinformación” mediática… Pues NO!!!!
Yo salí de casa a hacer este viaje únicamente con 2 hostels reservados porque los necesitaba para conseguir los visados y los billetes de
555

Así es el ger por dentro. La estufita en el centro y las camas en el perímetro. Practicidad 100%
avión de ida y vuelta.

He comprado los billetes de tren sobre la marcha, he decidido a dónde ir y qué visitar de un día para otro, y a mí me está yendo genial!! ! Sin intermediarios, sin agencias… Y no trato de alardear con todo esto que os cuento, diox me libre!! De hecho, me considero bastante racional y poco arriesgado!! Simplemente hago referencia a esto para mostrar que hay muchas posibilidades de elegir lo que quieres hacer. Que aunque no sigas el patrón “pre-establecido” que “todo el mundo” sigue, no pasa nada… Ni eres un raro, como a veces pretenden hacerte ver, ni eres un “colgao-freak”(palabra, esta última, que suelen utilizar a menudo los cobardes acomplejados que se amparan en la masa para justificar su falta de inquietudes…)

Y todo esto pensaba mientras observaba el cielo estrellado en medio del desierto!!!!! De lo afortunado que soy con la vida que tengo y, sobre todo, con la gente que me rodea (familia y amigos). Gente con inquietudes, poco conformista, que se pregunta muchas cosas a lo largo del día. Gente que te puede recomendar un buen libro, un buen disco, una buena película… o con la
666

Con mis compañeros de tour karaokeando y bebiendo cerveza en Ulán Bator.
que disfrutar viendo o jugando un partido de fútbol, ¿por qué no? ¿por qué tiene que estar reñido el fútbol con el jazz?... a mí me gustan las dos cosas,¿y qué pasa???? ¿Por qué tiene que estar reñido disfrutar con el “rockandroll” y salir correr una hora por el campo? A mí me gustan las dos cosas ,¿y qué pasa?...

Como podréis imaginar, esa noche dormí “como un rey”!!!!

Al día siguiente, después de desayunar, y antes de montar en la furgo camino de Ulán Bator, me di una mini-carrera para despejar el cuerpo y la mente. Hacía sol, pero mucho frío. Aún así disfruté como un enano, y ese ratito me supo a gloria bendita!!
Después de unas cuantas horas por el desierto mongol camino de la gran urbe, paramos a comer en un bar-restaurante (esta vez sí que era bar-restaurante!) en medio de la carretera. Y sin mucho más descanso volvimos a la furgo camino de U.B.

Tras comernos un atasco monumental de una hora, más o menos, llegamos al albergue. Y con eso, una ducha caliente!!! Síííííií!!! Qué ganas teníamos todos de ver el agua y el champú!!!! Jajajajajajaja

El resto de la tarde yo lo aproveché para revisar fotos, mandar algún mail y actualizar un poco el blog. Haciendo tiempo hasta la hora de cenar. Porque habíamos quedado en cenar juntos todos los del tour. Y allí nos plantamos en un restaurante chino.
Los que me conocéis ya sabéis que a mí no me tiran mucho estas comidas agridulces, pero he de reconocer que cené muy a gusto. Mucho mejor de lo que esperaba!!! Y después… después nos íbamos a recoger al hostel, peeeero… se torció la noche!! (una vez más, afortunadamente. Jajajajaja)
Resulta que por aquí se estila mucho lo del Karaoke. No me preguntéis por qué, pero uno de los franceses que vive en Japón me lo confirmó. Y en esas estábamos cuando se nos ocurrió la genial idea de meternos en uno.
Yo pensaba que sería como España. Que, en un bar, hay una pantalla grande, un escenario, y sale a cantar el típico chavalote/a, que se cree que canta bien y a lo único que podría aspirar es a cubrir una suplencia de un día en una orquesta de pachanga de medio pelo! Pero no… afortunadamente aquí es diferente.
El local está dividido en varios cuartos y tú te metes en uno con tu grupo de colegas. Y ahí eliges lo que quieres cantar y lo que quieres beber mientras tanto.

Resumiré diciendo que acabamos con la cerveza de barril del garito, a las 3:00h, y cantando los siete mochileros un hit-pop-mongol que nos habíamos aprendido durante los cuatro días en la radio de la furgo!! Es difícil que olvide nunca esa noche!

Y con estas nos fuimos a dormir. A dormir sin tapones, porque únicamente tenía 3 horas para descansar, ya que el tren para Beijing salía a las 7:15h y, si no escuchaba la alarma del reloj me quedaría en tierra.

Así terminaba mi visita a Mongolia. Con pena de abandonar este país del que me quedan muchísimos sitios preciosos que visitar. Pero con la alegría de haber disfrutado muchísimo de todas las cosas que me ha regalado esta tierra.
Otro día os cuento más, si queréis, ok?
Abrazos gordos.

Luis

P.D. Ahora estaba revisando el texto y me he dado cuenta que he metido una perorata de filosofía barata que pa´qué!! Lo iba a borrar, pero al final no lo he hecho. Por varias razones, pero la fundamental es que, al fin y al cabo, el blog lo hago yo. No lo escribo para agradar a nadie. El que quiera leerlo y le guste, que lo lea. Eso me hace feliz. Y al que no le guste y le resulte cansino, pues lo siento… no era mi intención provocarle un mal rato. Respect, my friends!!!!


Advertisement



Tot: 0.199s; Tpl: 0.012s; cc: 11; qc: 53; dbt: 0.0558s; 53; m:apollo w:www (50.28.60.10); sld: 2; ; mem: 6.5mb