18/03/2012 Cabañas El Real


Advertisement
Chile's flag
South America » Chile » Araucanía » Villarrica
May 19th 2012
Published: May 19th 2012EDIT THIS ENTRY

Llegamos a las once de la noche, pero igual Alfonso nos atiende con gran amabilidad, nos lleva a recorrer el centro y después tomamos un tecito connel y conversamos por mas de una hora. Su historia es fascinante, y la casa que ha construido esta hecha y decorada con muy buen gusto. El diseño y el 'decor' no hace sentir que estamos en Austria.

La mañana siguiente me despierto temprano y mientras la nena duerme salgo a caminar por la orilla del lago. Está bien fresca la mañana, el cielo está mayormente despejado aunque por encima de la cordillera hay nubes que de vez en cuando ocultan el pico del volcán. El silencio conduce a contemplación, la presencia imponente de la cordillera me hace sentir muy pero muy pequeño lo cual profundiza las reflexiones matutinas.

Sin darme cuenta he caminado mucho más de lo que pensaba, decido volver por calles menores y ver la verdadera Villarrica. No hay una casa igual, cada una con su personalidad. Pienso en las miríadas de historias que albergan las casitas, cuantas alegrías, cuantas tristezas, cuantos triunfos, cuantas tragedias. Cada una es un mundo aparte, y sus historias llenarían muchos libros, cuan interesante seria explorar cada una de esas bibliotecas.

Salimos con la nena a conocer el centro, desayunar y ver encanto alquilar un auto. En camino descubrimos una ferretería como las de antes, mienta estoy ahí un cliente compra cinco tornillos de madera de 5 milímetros, se los envuelven en papel de diario, y mientras cancela la compra el ferretero le pregunta en cuanto al trabajo que requiere los tornillos, me entero de que el hombre está reparando la cuna de su hijo de seis meses, el ferretero le muestra el 'ultimo producto' para que todos duerman tranquilo, un monitor inalámbrico,y aunque es hecho en China es 'de primera', el cliente paga por los clavos en efectivo y el monitor en cuotas "para que mamita no se cabree"

En el centro de Villarrica, en el edifico de la municipalidad, hay un 'semáforo de alertas volcánicas', esta verde, feo seria verlo en otro color. Desayunamos en un café que tiene todas las paredes cubiertas con inmensos cuadros que contienen una gigantesca colección de llaveros. ¡Casi 10,000!

Después de almorzar y ver artesanías tomamos un bus a 'Likan-Ray' es nuestra meta caminar la península. El camino en bus nos permite ver el volcán desde muchos diferentes ángulos y cada uno más hermoso que el otro. En el pueblo de Likan-Ray descubro que hay muchas maneras de escribir Licanray, de hecho hasta el municipio usa una variedad de versiones.

La caminata al rededor de la península es hermosa. Uno camina por unos senderos en medio del 'bosque' que es tan frondoso que uno no tiene ni idea de como se ve el cielo. Entre las variada flora de la peninsula, que únicamente se encuentra aquí, hay muchas flores de copihue. El rojo particular de esta linda flor hace contraste con los diferentes verdes del follaje en el cual esta planta se prende al trepar enredandosé en las ramas de la planta anfitriona.

En muchos lugares los carteles le señalan a uno que si se desvía por una senda muy este ha llegará a un 'panoramico' y estos son espectaculares. Parados precariamente sobre un peñasco saliente o en una playa pequeña de apenas unos cuantos metros de ancha, unos no puede más que parar y mirar boquiabierto.

Paramos en una parrilla para usar los sanitarios. Mientras espero a la nena me fijo que en las paredes

El sol esta poniéndose y queremos llegar a Pucon así que corremos a la parada de la micro y tomamos una micro hasta Villarrica. Llegaremos con unos pocos minutos para bajarnos, correr a la caja, comprar los boletos y correr a la micro. Lo hacemos todo con un par de segundos de sobra. Menos mal que Alfonso nos dio el lujo de quedarnos con la pieza hasta la noche.

El camino a Pucon se apega al lago y cuando la vegetación se despeja tenemos vistas hermosas del lago abrazado por la cordillera. Estoy seguro que la gente que vive aquí no son obreros. Las casas a cual más destacada, la arquitectura revela influencias de todo el mundo y de épocas muy variadas.

Llegamos a Pucon, y tenemos menos de una hora para ver las vistas y volver a la micro. Peor aun solo quedan unos cuantos minutos de luz.

Para llegar al lago y ver el volcán requiere correr varias cuadras. Realmente vale la pena. Uno casi puede tocar el volcán desde aquí. Lastima que con tan poco luz las fotos no harán justicia a la majestuosidad de este volcán activo. Nos dicen los locales que hace unos días estaba hechando humo.

Aquí también la municipalidad tiene semáforo y nos tranquiliza verlo verde.

Corremos al bus y no ha salido todavía, la nena tiene hambre y al preguntarle nos dice el conductor que tenemos 6 minutos contados. La terminal esta a varias cuadras del centro, y lo cerca no tiene pinta buena. Volvemos habiendo comido y lo hacemos en seis minutos y medio, el conductor tiene cara de no muy contento.

La micro no deja a cinco cuadras de las cabaña. Esta parte del barrio no tiene buena pinta. Tenemos quince minutos para llegar a la cabaña, recoger las valijas y luego llegar a la terminal que esta a unas doce cuadras. ¡Que locura! Ojalá esté Alfonso y nos pueda llamara un taxi.

Empezamos a correr en la oscuridad con mochilas cargadas. A dos cuadras y media hay vemos un grupo de muchachos cerca de un auto, nos preocupa pero no tenemos otra que seguir. Al acercarnos más nos damos cuenta que acaban de bajarse de un taxi. Le pedimos al taximetrista que nos lleve a la cabaña, nos espere y nos lleve a la terminal. Remojemos nuestras valijas, tristemente no está Alfonso así que no podemos despedirnos.

Llegamos a la terminal del bus con tres minutos de sobra. El bus parte diez minutos tarde, pero aun así, sin ese taxi no hubiésemos llegado a tiempo.... Alguien nos cuida.

Advertisement



Tot: 0.248s; Tpl: 0.011s; cc: 10; qc: 53; dbt: 0.0982s; 53; m:apollo w:www (50.28.60.10); sld: 2; ; mem: 6.5mb