19/03/2012 - 25/03/2012 Santiago, Milipilla y la cordillera.


Advertisement
Chile's flag
South America » Chile » Santiago Region » Santiago
May 19th 2012
Published: May 24th 2012
Edit Blog Post

*** 19/03/2012 Camino a Santiago Bus Pullman 780kms 9hrs

Estos buses con sillón-cama son un lujo. Los dos podemos dormir sin problemas. Las carreteras son muy lisas, las frazadas y almohadas buenas y de mañana nos despiertan con desayuno. Genial. Arribamos en Santiago frescos y listos para más aventuras.

*** 20/03/2012 Santiago: Museo de la memoria y de los derechos humanos.

Salimos de la estación y después de un desayuno (¡que malo el café!) caminamos por la Calle Matucana en busca del la biblioteca, queremos ponernos al día con nuestro programa de lectura. Al principio la calle pinta feo. Hay muchas casas de reparación de electromotores. Encontramos la biblioteca y el guarda de seguridad dice que no habré todavía, faltan diez minutos. Creo que la mitad de la población santiaguina trabaja de guarda de seguridad.¡Están por todos lados!

Entramos y subimos al segundo piso, pedimos una pieza, y se nos asigna una en una esquina, grande y bien privada. Justo antes de entrar veo sobre una mesa un ejemplar de una biografía reciente de Joan Manuel Serrat. Sonriendo recojo el libro. En la pieza la nena se duerme una siesta mientras me ponga al día con mi lectura y la vida Serrat.

Recorremos la galería histórica que tiene una excelente exhibición de la historia de los diferentes ingredientes de la cultura chilena.

Buscando el museo de la historia natural encontramos el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Obviamente entramos. Este museo no es para quien le gusta ver solo la rosa y no los espinos. Es duro. Me sorprende la honestidad de lo que se presenta aquí. Realmente no lo esperaba. Si para el fin del primer piso de los tres no estás asqueado y con estomago revuelto entonces temo que no es sangre lo que circula en tus venas. Sospecho que las filmaciones que se presentan aquí son lo que se rescató y que lo peor fue quemado como evidencia incriminadora. Me duele la cabeza de solo pensar lo que no se ve. Para el fin del segundo piso ya se me ha pasado la gana de vomitar pero igual estoy asqueado, mareado, repugnando y enrabiado. Solo subo al próximo piso para buscar el nombre del primo Gastón. Lo encuentro y espero que me alcance la nena.

Hay una pared que cuenta con una altura de tres pisos con un marco de fotos para cada desaparecido y asesinado. Los que no hay foto tienen un marco vacío esperando la contribución de una foto. Usando la computadora busco al primo Gastón y aunque encuentro su nombre y detalles no hay foto de él. Le pediré al tío Tayi, quizás el tiene una.

Esa noche cenamos con los Pueblas y tenemos el placer de conocer a Jano y Zizi

*** 21/03/2012 Alicita, Alicia, Aylinne, Amanda y después Seiny y Silvia y después Milipilla

Otro día con un itinerario lleno de emociones.

De mañana nos encontramos con tía Alicia, Alicita y sus tesoros de hijas Aylinne y Amanda. Es obvio el afecto que se tienen las dos primas y el cariño que Karin tiene por su tía. Mientras se ponen al día voy con Aylinne a comprar los cafés y me fascina su profundidad y humanidad. Las dos chicas son muy amorosas y tiernas y mientras tomamos un café puedo ver que heredan sus cualidades de su mamá y abuela. Me encantaría quedarme más tiempo pero tenemos que tomar transporte público para encontrarnos con Seiny y Silvia y después nos falta Milipilla. Nos parte el corazón despedirnos y apenas es el mediodía. ¿Sobreviviré este día?

En la ciudad nos encontramos con Seiny y Silvia. Las memorias que son revividas y las anécdotas contadas cubren la gama completa de las emociones humanas. Recuerdos hermosos y recuerdos dolorosos.

En mi vida hasta ahora creí haber entendido el dolor causado por la emigración, solo que mi 'comprensión' ha sido unilateral, el dolor del emigrante. Estoy empezando a comprender el dolor de quienes quedan atrás. No puedo creer que nunca le haya dado mucha consideración a este aspecto del cuadro. ¡Cuán miope ha sido mi óptica!, ¡cuán egocéntrica! Las tías y primas hoy me permiten ver que, aún tantos años después, el dolor que sienten los que eran niños al perder sus primos es muy profundo. Aunque ahora entienden lo que no entendieron en su niñez, la comprensión no mengua el dolor ni hace desaparecer las cicatrices.

*** 21/03/12 Milipilla: Tía Nely y Tío Lito, la prima Solange y Fernando

Estamos corriendo otra vez, esta vez al terminal de buses con rumbo a Milipilla. Mientras salimos de la ciudad una vez más veo pobreza significante. Como siempre me pone gris. Ánimos bajos empiezan a levantar al salir de la ciudad y estar rodeado de las colinas de la costanera. El sol está bajando y aunque todo está muy seco el efecto visual es muy lindo. Las secciones con irrigación están muy verdes y hacen un lindo contraste con las zonas amarillas y las áreas rocosas. Hay nubes por encima que de vez en cuando cambian la intensidad de la luz que a la vez cambia la tonalidad del paisaje.

Entramos en el pueblo de Milipilla y en unas pocas paradas estamos en la esquina que buscamos. Nos bajamos del bus y siguiendo la numeración caminamos en dirección de la casa de la tía. Aunque no los vemos, aquí también hay demasiados perros.

Paramos en el número y la nena está paralizada en un mundo de recuerdos. Llamamos y sale la tía. La tía conserva muy bien su edad, después de un emocionante abrazo entramos. La casa es tal cual se la recuerda Karin. Me impresiona la cantidad de arte a la vista. Buen arte. En algunos reconozco el estilo, en casa tenemos algunos cuadros del mismo estilo. Saludamos al tío Lito, inmediatamente el nos conversa como si solo ayer estábamos charlando. La tía nos lleva a recorrer la casa, el patio le trae emociones profundas a Karin, los recuerdos la inundan y con gran detalle nos cuenta de la última vez que estuvo aquí. Como suele suceder, todo parece más pequeño.

La tía nos lleva a uno cuarto que está repleto de cuadros con gran variedad de estilos, es obvio que aquí se podría trazar la historia del desarrollo del talento de la tía. Nos cuenta su historia, de su arribo en Milipilla como maestra de arte, de toda una vida enseñando a niños y adultos su pasión por las bellas artes. La agudeza de su óptica de artista nota los cuadros que nos atraen más que otros y sin pedírselo nos da más explicación de los cuales más nos interesa. Me fascina eso. Me hubiese gustado estudiar arte con ella, tiene una manera muy buena de explicar tecnicalidades sin mecanizarlos. Recuerdo mi maestra de arte en el primer año de secundaria, tras ver mi "obra maestra" decirme "por que no estudias música o historia o algo así, tú no eres para el arte" aunque sé que mis talentos eran escasos, creo que ese momento fue más evidencia de su torpeza docente y humana, que mi ineptitud artística. Ahora escuchando a la tía Nely creo que aunque mis pinturas nunca seria expuestas en exhibiciones como las de ella, con ella pudiese haber desarrolla cierto talento, por lo menos para mi propio recreo y satisfacción. Estoy seguro que ningún estudiante de la tía Nely lleva un recuerdo tan hiriente, humillante y frustrante

Entre las obras hay algunas del tío Lito también, su delicadeza es su firma inconfundible. Su sonrisa al vernos disfrutar su arte es profunda y plácida. No dice mucho el tío, pero comparte datos interesantes de cada cuadro.

Conocemos a la prima Solange y a su pareja Fernando. Mientras Karin y la tía charlan, Fernando comparte conmigo su sitio en la web dedicado a los intereses e historia Mapuche. Aprendo mucho de su gente, su historia y futuro. Podría conversar con el por horas y escúchalo muchas más.

La tía y el tío nos obsequian los cuadros que nos gustaron, un gesto que nos toca profundamente el corazón. Con lágrimas en los ojos los abrasamos y agradecemos y ellos también están emocionados.

Tomamos una linda once juntos y la hora cruelmente acorta la conversación. El ultimo bus parte en 25 minutos. En camino a la parada del bus pasamos por la casa del tío Lito, entramos a conocerla y ahí nos despedimos de él. Aunque todos los presentimos, nadie vocaliza que este quizás sea nuestro adiós definitivo. Todavía abrasados nos mirarnos en los ojos y entonces nos damos el ultimo apretón.

Al salir de la casa el alma quiere caminar lentamente para saborear ese momento, pero el reloj cruel no tiene piedad. Los cinco nos apuramos a la esquina designada y en unos minutos aparece el bus.

Nos despedimos de Solange y Fernando diciendo que tal vez nos veamos otra vez.

Con la tía es un abrazo especial, como con el tío Lito. Un abrazo que dice gracias por los compartido, que triste lo que nos perdimos y, una vez más, ese sentimiento de ultima vez. Contacto de piel y mirada profunda en los ojos dice mucho que ni verbalmente ni por escrito se puede comunicar.

*** 22/03/2012 Benjamín y Taeko

Día jueves salimos a caminar en la mañana con un grupo de amigos. Nos encontramos con personas muy agradables y tenemos buenas conversaciones.

Almorzamos una rica comida japonesa con Benjamín y Tadeo. Pasamos un momento muy agradable con ellos. Conocemos su historia de amor y nos cuentan una versión abreviada de su carrera en la vida. Admiramos el trabajo que hacen y al despedirnos es como si nos conocimos toda la vida.

De noche pasamos con los amigos de Apoquindo y como siempre la pasamos muy bien.

*** 23/03/2012 Visitamos una imprenta, el re-encuentro con Karina y cenamos con los Vello.

De mañana partimos por tren y vamos a ver a unos amigos que trabajan en una imprenta. Es un día de mucho calor pero la pasamos re-bien. Unos amigos nos invitan a almorzar con ellos y otros amigos. Ahí nos encontramos con unas amigas americanas de los Olavarría. Qué lindo escuchar sus historias.

Después corremos a coordinar buses, trenes y un taxi (estamos muy atrasados) para llegar a lo de Karina. Llegamos un poco tarde y tratamos de ponernos a día con lo vivido en más de una década. Queda poco tiempo, Karina ha de ir a buscar a su hijo a la escuela y nosotros tenemos otro arreglo. Pero como simplemente no es suficiente vamos con Karina a la escuela y después ella nos lleva a casa. Es tan lindo sentir que el tiempo y la distancia no obstaculiza el que amigos continúen donde dejaron.

En la noche pasamos una linda noche con nuestros anfitriones y los Bello. Después el nuevo matrimonio pasa a despedirse. Nos acostamos 'temprano' para poder estar fresco para mañana. Será otro día con un itinerario repleto.

*** 24/03/2012 Salimos a caminar con los amigos, después Farellones, La cordillera y once con un grupo especial.

A las 4:30 de la mañana despierto un poco asustado, pero no es uno de mis ataques de pánico nocturnos. Estoy consciente de un ruido muy bajo, de hecho me doy cuenta que estaba soñando que estaba en un escenario afinando un bajo delante de un amplificador como el de Marty McFly. Asustado abro los ojos y siento que todo está temblando. Mi primer terremoto! Trato de escuchar atentamente para ver que hacen mis anfitriones o los vecinos. Nadie hace nada. Aunque estoy asustadísimo me doy cuenta que esto no debe ser tan grave. Al amanecer me entero que fue 'solo' un temblor 5.1

Después del desayuno salimos a caminar con nuestros anfitriones Rafa y Angélica. Siempre se hacen cortas estas caminatas y hoy nos acompañan muchos amigos.

Recogemos a Araceli y Álvaro y partimos rumbo a la cordillera con Rafa y Angélica. Enseguida que dejamos atrás la ciudad las vistas son impresionantes. La cordillera casi se puede tocar. La calle cruza el mismo río varias veces y cada vez tenemos una vista muy linda del valle por debajo del puente. Los indicadores marcan la distancia y la altura. Las imponentes montañas que nos rodean nos dejan sin palabras y boquiabiertos. Cuando llegamos al camino estrecho y serpentino hay carteles que indican cuantas curvas falta para llegar, Álvaro se deleita en avisarnos en cada curva cuantas faltan y cuantas hemos pasado.

En este camino donde apenas pueden pasar dos coches de tamaño mediano varias veces tenemos que movernos a un lado porque viene un camión cargado. El problemas es que no hay adonde esconderse. Solo en algunas curvas hay un pequeño lugarcito de tierra para poder detenerse. Los hacemos y aprovechamos la majestuosa vista. No podíamos haber escogido mejor chofer, Rafa maneja con gran habilidad y control. Igual, en la curva que marca los 1900 metros de altura, al mirar por la ventana hacia afuera y hacia abajo, me pregunto donde están las barreras que impedirían que nuestro coche no se deslizara 1900 metros camino abajo para detenerse en el río que tan fino parece desde aquí arriba. En varias curvas vemos caballos y vacas pastando. Hay potrillos y terne ritos por todos lados.

Llegamos a los Farellones altura 2400 metros. En invierno esto es un campo de actividades como skiing y snowboarding. Ahora aunque la única nieve que se puede ver esta en los distantes picos, igual la grandeza de las cordilleras hacen que uno se siente muy pequeño. Por donde uno mire la vista es impresionante, me recuerdo el 'high country' en Australia, cuanto me gusta en verano ver las ondulaciones del paisajes que se desplaza hasta el horizonte repleto de la flora silvestre. Aquí por ser tanto más alto no hay tanta flora pero aquí la inmensidad de las colinas sobrepasa todo lo que he visto en mi muy limitada experiencia.

Se puede subir caminando por las escalera que llevan donde empiezan las telesillas. ¡Más escaleras! Aunque estamos cada vez más alto nuestra vista hacia la izquierda está tapada por la colina que nace de la que estamos subiendo. Hacia la derecha tenemos un panorama de pico tras pico por el total alcance de la vista. Por falta de nieve el mar de marrón que ondula hasta el horizonte es más grandioso que hermoso. Pero aun así la belleza de la cordillera es sublime.

En mi mente doy mil vueltas el próximo dilema. Quiero ver la vista hacia la izquierda que está obstaculizada ya que desde hace un rato atrás vi que en esa dirección había un valle entre dos picos nevados que parecía tener un glacial. Realmente quiero verlo pero mis piernas no dan más. Mis dos piernas le gritan a mi cerebro que ya han cumplido cuatro veces la cuota de pasos permitido para este viaje.

Prosigo. La nena me sigue pero cuestionando mi salud mental. "solo hasta esa casita que esta ahí". Su carita dice que "¡No!" pero ella no conoce el término 'rendirse'. Me sigue, pero al llegar a la casita todavía no se ve lo que quiero ver.

"Mira, Rafael se quedo unos doscientos metros atrás, y hasta Álvaro no quiere ir más" Trata de convenserme. Quiero ver esta vista. Pocos conocen lo porfiado que puedo ser. Proseguimos.

Finalmente tras pasar un portón estamos ahí, y justo hay una cerca sobre la cual podemos apoyar la cámara y sacar una foto. Me toma mucho tiempo balancear la cámara precariamente sobre la madera estrecha, pongo el automático y posamos para la foto. A los cinco segundos las pilas se acaban, el lente se cierra, esto cambia el centro de gravedad de la cámara, esta por tanto pierde el equilibro y petrificados vemos la cámara caerse, estrellarse contra el suelo y empezar a rodar cuesta abajo.

Rescatamos la cámara, cambiamos las pilas y sacamos la foto. Jamás podrá una foto capturar la escena que había detrás de nosotros. Pensar en lo limitado que son los lentes fotográficos me hace reflejar en la maravilla que es nuestro ojo.

Ahora hay que bajar. En el regreso paramos el coche en una de las curvas donde hay un mirador, a Karin le llamo la atención que se veían unos caballos, siempre que vemos caballos pensamos en nuestra hija Rosita.

Mientras estamos sacando fotos, (ya tenemos más de mil fotos) la radio empieza a tocar 'fascinación', nuestro vals de boda. Así que aquí a 2300 metros de altura bailamos un vals.

De noche vamos a la casa de los muchachos. Al entrar por unos momentos me surgen un surtido de emociones, ideas, pensamientos y recuerdos. Pienso en un amigo querido que bien podría estar aquí esta noche, pero tristemente no lo está. Pienso en lo que lo trajo aquí y lo que lo ausentó. Recuerdo momentos compartidos, malos y buenos. Como siempre la voz de 'Jimini Cricket' (o Pepito en Español) esta por ahí en algún rincón del alma. Es cosa rara pero aunque hace mese que no veo a Axel, ahora en esta casa lo extraño más que lo hago a diario.

Pasamos una noche re-divertidísima con, Sebastián, Alejandro, Nicolás, Andrea, Karina y Emmanuel. Cada una tiene una historia fascinante y cada uno tiene una óptica en la vida muy individual y una candidez particular. Es hermoso ver cuán sanos son y cuanto disfrutan de la vida a pesar de los obstáculos que encaran y los que obviamente han encarado. Nos reímos con ganas, reflexionamos sobre asuntos profundos, nos conocemos un poco más y con la nena nos sentimos enriquecidos por esta noche tan placentera.

25/03/2012 Viña del Mar - Villa alemana.

De mañana nos encontramos con los amigos de Apoquindo por última vez. Al mediodía nos encantaría salir a caminar con ellos pero tenemos que tomar un bus hasta Viña del Mar. De hecho un poquito más allá a Villa Alemana. Cuando planeamos ir a Viña nos contactamos con Onan ya que queríamos vernos con el e insistió en que nos quedáramos con sus cuñadas y el no pasearía por Viña.

En camino a Viña pasamos por un pueblo típico de las afueras. Pentágono un aspecto triste y oscuro. Otra vez me encuentro pensando que con una manguera a presión y un poco de pintura el aspecto y la autoestima del pueblo aumentarían muchísimo. Como para corroborar esa idea a la distancia veo un edifico que sobresale por su aspecto fresco, limpio y color blanco claro a diferencia de todo las casa que lo rodean. Estoy seguro que no es una casa, estoy segurísimo de lo que es. Cuando nos acercamos y pasamos a su lado puedo ver que no solo está limpia y bien pintada la 'casa' sino que su jardín está libre de basura y hasta la vereda está limpia y bien mantenida. Tal como sospechaba tiene un cartel grande anunciando su propósito y otro mostrando cuando uno puede entrar. A esta hora está cerrado.

Nos bajamos en la parada indicada pero al mirar alrededor nos entran dudas de que estamos en el lugar debido. A la primera que pasa le preguntamos y no solo nos da las indicaciones que buscamos sino que conversamos por unos minutos. Hemos visto que son muy amigables los chilenos.

Nos encontramos con Onan y conocemos a Irela. Onan está igual a como lo vimos la última vez. A Irela no la conocíamos pero enseguida sentimos cómodos con ella, es una persona muy amorosa. Ella se ofreció para ser nuestro 'chofer' mientras Onan será el 'guía del tour'.

Irela y Onan nos llevan a la casa de Gladys y Maricarmen. Son encantadoras las tías de Rudy. Dejamos nuestras cosas y salimos a recorrer. Camino a Viña pasamos a conocer a los otros hijos y nietos de Onan, y solo nos queda conocer a Jehudi ya que el está trabajando.

Disfrutamos mucho de ponernos al día con Onan y conocer a Irela. La conversación es tan amena que no sentimos el terremoto (7.2). Llegamos a Viña del Mar y tanto Onan como Irela nos llevan a conocer sus lugares favoritos. Entre ellos uno en especial que tiene recuerdos románticos para Onan. Desde este mirador que esta encima del reloj de flores, por primera vez veo el sol poniéndose sobre el océano. Mañana volveremos a ver la puesta del sol en el pacifico.

Pronto es la hora de encontrarnos con Iván y Carolina. Nos despedimos de Onan e Irela. Caminamos a la casa de los Veloso y al llegar están preparándose para evacuar. El gobierno ha pronunciado una orden de evacuación para la área de Viña, y a ellos les urge salir ya que 'solo estamos a cinco cuadras de la playa" Carolina está revisando las mochilas preparadas con anticipación y Iván está llamando a todos los amigos para asegurarse que todos estén bien y con todo en orden.

Nos invitan a pasar una velada en la montaña con ellos y les ayudamos a preparar unos sanguíches para comer allá arriba. Disfrutamos de conocernos y la conversación es muy estimulante. Mientras conversamos Iván mantiene el oído atento a la tele donde pasan los últimos detalles de la evacuación ordenada para toda la costa por el gobierno dado el peligro de tsunami. En la tele se ven oficiales del gobierno hablando y en la parte inferior de la pantalla el texto repite de continuo la orden de evacuación.

Mientras sucede todo nos llama Rafael desde Santiago preocupado por nosotros. Le aseguramos que estamos bien y a punto de evacuar. Es el que nos avisa que se ha suspendido la orden de evacuación para la as de Viña del Mar, que solo en el sur sigue en vigencia. A los dos minutos después de cortar con Rafael la televisión avisa que los de Viña pueden quedarse en casa tranquilos. Rafa lo sabía antes!

Llegamos a casa en taxi tardísimo y nos cuesta abrir el portón. La calle está desértica y oscura, los nervios están a todo vapor. La única alma que se avecina es un malapinta que desde la distancia ya se puede oler todo el alcohol que ha consumido y por lo tanto su cuerpo lucha por deshacerse del exceso evaporándolo por los poros de su piel. Parece estar tambaleando en una nube de vino barato. Cuando llega a nosotros su aliento nos deja asqueados y casi embriagados. El buen señor se ofrece ayudarnos e increíblemente ¡logra abrir el portón! ¿Fue George Elliot quien dijo que no se debe juzgar el libro por la tapa?

Advertisement



Tot: 0.739s; Tpl: 0.02s; cc: 9; qc: 45; dbt: 0.0103s; 1; m:saturn w:www (104.131.125.221); sld: 1; ; mem: 1.4mb