De paseo por Fribourg


Advertisement
Switzerland's flag
Europe » Switzerland » South-West » Fribourg
September 27th 2008
Published: October 28th 2008
Edit Blog Post

En Fribourg seguimos con más encuentros familiares. Andrea es prima de Mariela y hace unos años se casó con Philipe, que es suizo. Actualmente viven en Basilea, pero estaban visitando a unos amigos en Fribourg ese fin de semana.

Tienen 3 hijos. Uno en camino (ya llega en Noviembre!) y 2 que caminan en 4 patas y ladran. Pepe y Santi, al igual que yo, les tenemos mucho respeto (por no decir cagazo) a los pichichos, así que estuvimos un buen rato hasta que se acostumbraron a la convivencia canina.

Nos encontramos con los amigos de los chicos en la estación de trenes y, como ya era el mediodía, nos fuimos a comer unas pizzas. Fuimos a Pizzeria Molino, que es una cadena de pizzerías italianas que hay por Suiza.

La pizzería tenía 2 pisos, aunque el de arriba estaba cerrado. Cuando nos vieron entrar con 2 animalitos y 2 perros (sabrán deducir a partir del párrafo anterior quienes son los animales y quienes los perros), automáticamente nos abrieron el piso de arriba. Para nosotros solitos… trato VIP!

Comimos unas pizzas buenísimas (con cerveza) y fuimos a caminar por el río. Cuando llegamos a la orilla, los perros empezaron a meterse en el río a correr a los patos y los chicos empezaron a tirar piedritas y palos al agua (su deporte preferido!). Entre los 4 (los perros y los chicos), alteraron el ecosistema del lugar en 15 segundos. Todo sea por que se distraigan un rato 😊

Seguimos camino por el costado del río y Mariela y Andrea no paraban de tirarse data y ponerse al día con los chusmeríos familiares. No voy a botonear todo lo que contaron (porque tampoco puedo registrar en mi memoria tanta información), pero hubo datos muy jugosos. Lo más interesante es que parece que Santino, el hijo de Silvana y Sebastián, se va a hacer hincha de Lanús. Y si… pobre, no va a ser de Huracán! El tío Roberto está de acuerdo.

Después de empujar el carrito como 900 metros en una calle cuesta arriba (50 grados de inclinación!), llegamos al “Café du Belvedere”. Creo yo el café con mejor vista en el mundo. No hay forma de explicar lo que es, solo miren la foto en este blog. Ahí también nos jugamos unos partidos de metegol. A Santino no lo dejamos acercarse mucho, porque como ya saben, una pelotita de metegol en sus manos es como una bomba atómica en manos de un yankee.

Ya se estaba haciendo tarde y los tíos Cristiane y Richard nos estaban esperando en Martigny. Nos despedimos de los chicos con ese doble sabor, el dulce por haber compartido un día tan lindo con ellos, y el salado de que haya sido tan corto.

Los esperamos por Trípoli también!











Additional photos below
Photos: 9, Displayed: 9


Advertisement



Tot: 0.34s; Tpl: 0.01s; cc: 13; qc: 71; dbt: 0.1102s; 1; m:domysql w:travelblog (10.17.0.13); sld: 1; ; mem: 1.2mb