Despedida indonesia


Advertisement
Indonesia's flag
Asia » Indonesia
August 10th 2007
Published: August 14th 2007
Edit Blog Post

Total Distance: 0 miles / 0 kmMouse: 0,0

De singapore a Bangkok

Singapore-Jakarta-jogyakarta-jakarta-Manado-Bunaken-Lembeh-Makassar-Tana Toraja-Makassar-Bali-Bangkok

Additional maps: Sulawesi | Bali

Ninhos de procesionNinhos de procesionNinhos de procesion

Bien guapos con los panhuelos
En Indonesia nos hemos encontrado una vez mas con gente superamable, aunque siendo un destino mas turistico en algunos rincones como Bali, nos esperábamos un ambiente quizas mas agresivo y mas desvirtuado. Nos equivocamos. No solo la isla de Sulawesi, con increíbles buceos en Bunaken, a la altura de los de Sipadan, y el muck dive en Lembeh, con los bichos mas raros del planeta, también las curiosas y sangrientas ceremonias de funerales Tana Toraja en el sur de la isla tienen mucho para recordar. Y Bali, a la que llegamos con cierta reticencia, nos ha enamorado con su naturaleza, sus arrozales, sus ceremonias, el colorido de su gente, con la super compañía de Leo fish, y los peculiares mola-mola, unos peces sol oceánicos que no es fácil encontrar debajo del agua, pero que en nuestro último buceo salieron a despedirse de nosotros. Y es que nos vamos de Indonesia antes de lo previsto, nos volvemos a casa. Se nos ha cruzado Washington DC en el camino, una cuidad como ésta no estaba en nuestra ruta, pero nos vamos para allá a pasar los próximos tres años, con unas cuantas corbatas en la maleta. Y así hemos vivido lo que no
IndescriptibleIndescriptibleIndescriptible

Los sietes estadios de Borobudur
sabíamos que iba a ser el final del viaje, que habíamos pensado acabar en las africanas aguas del lago Turkana.

Nos encontramos con Leo en el aeropuerto de Jakarta, después de gestionar allí, en el propio aeropuerto todos los billetes de avión que necesitaremos para las próximas semanas. Aquello es un caos monumental, un mogollón de compañías aéreas distintas con mostradores abarrotados de gente, información rocambolesca, ininteligible, pero conseguimos encontrar lo que necesitamos de varias compañías, todas ellas en la black list de IATA. Y no nos extraña, porque de aquel avión que desapareció en el mar de Sulawesi, sigue sin saberse nada, salvo por un asiento y una bandeja que debieron encontrar. El gobierno hace oídos sordos y aquí nadie quiere saber nada.

Dormimos en la zona de Cikini, teníamos pensado ir al barrio Kemang de expatriados, pero esta demasiado alejado del centro. Nuestro alojamiento esta en frente de un hospital "católico" de Yakarta (y en el formulario de ingreso nos preguntan entre otras cosas la religión), que nos viene de perlas para unos análisis que acaban concluyendo que la menda tiene falta de sodio, el medico intuye que lleva una dieta baja en sal... Justo...

Aquí, unas volamos a Manado mientras otro lo hará a Yogyakarta para explorar Bodobudur. Para llegar a Borobudur, corro al aeropuerto y en Batavia dicen que me venden un billete a Jogyakarta para ahora mismo 12:30 cuando son las 12:10, ni me lo creo, pero no había que estar dos horas antes de la salida para poder hacer el check in, esto es Indonesia en estado puro. Salgo corriendo pensando que voy a llegar por los pelos pero que mi maleta no llega ni por asomo, pero veo que llega gente mas tarde incluso que yo y no están tan agobiados. A relajarse.

Llegada al aeropuerto de Jogya habiendo decidido que me voy a visitar antes de Boro el complejo de Pranbanam, taxi para aligerar el paso con la mochila en mi espalda y hacia los templos. Mochila al lock room y paseo por el destrozo que hace un año dejo el terremoto de Mayo en Jogya. Una pena porque ver los montones de piedras con bajorrelieves apiladas da la sensación de que nunca van a estar en su sitio. Aun así impresiona este templo hinduista del siglo X.

Solo se puede ver el templo de shiva, el
Parte femeninaParte femeninaParte femenina

Sala noble
de brahma y de Vishnu desde la distancia por detrás de las vallas para proteger las obras de restauración, que no se sabe cuando acabaran hasta que venga el siguiente terremoto. Transporte publico con ayuda de un local, bis Solo-Jogya a la terminal bis de Giwangan y del tiron a Muntilan y a Borobudur con muchos Selamat Siang y Sore en el camino.

Relax a la llegada con intento de los conductores de triciclos (becak)por imponerme un alojamiento. Yo que no soy cabezón 1 Km hasta el Podok Tingal donde disfruto posiblemente de la habitación mas económica hasta el momento, un dormitorio de 6 para mi solo y con 3 camas preparadas para el menda. Cenita en el hotel de Luxe a la puerta del templo y a dormir. Levantada a eso de las 5 para intentar ver la salida del sol desde arriba pero no abren hasta las 6 o sea que a esperar rondando por el conjunto de puestecillos que venden de todo y empiezan a desperezarse.

Borobudur es indescriptible así que no lo voy a hacer pero mi recorrido fue en el sentido de las agujas del reloj subiendo cada plataforma. Te encuentras todo tipo
Agua mineralAgua mineralAgua mineral

Para 1000
de sorpresas en los relieves y esculturas de cada una, excepto cuando llegas a las superiores en la que "solo" hay estupas con budas dentro, completamente recomendable. Vuelta a Jogya y a correos para comprar sellos y dejar la mochila a recaudo de la vendedora de la filatelia para poder visitar la parte antigua de la ciudad, bastante castigada por el terremoto. Me voy al aeropuerto con un gran sabor de boca.

Volamos a Manado en uno de estos aviones de la black list donde somos los únicos turistas. Vuelta a cruzar el ecuador, y menos mal que Leo se ha traído chocolate de Bilbao porque no es algo que uno encuentre con facilidad en Manado. Es una ciudad como diría Nicholas auténtica, con un mercado en el puerto en el que llevan los perros por la mañana para venderlos para el almuerzo del día, y matan también murciélagos de un golpe contra el suelo. Somos los únicos blancos, y esta ciudad tiene un bullicio horrible, de motos, coches y microlets, los autobuses furgoneta en los que se mueven los locales por la ciudad.

Ya ha llegado Leo así que no hay donde cenar, siempre trae mala suerte.
Mola-MolaMola-MolaMola-Mola

Pedazo de despedida
Volvemos a la dieta de galletas con la que llevamos todo el día. En el puerto, coincidimos con el barco de Daniel' s Place que va a Bunaken a llevar dos finlandesas, a pesar de que un agente de Bastianos nos persigue con empeño por toda la ciudad.

Bunaken es una isla a 40 minutos en barco de Manado, donde nos esperan unos de los mejores buceos del mundo, según dicen. La isla está más tranquila de lo que esperábamos, hay unos diez resorts básicos pero la mayoría están semi vacíos a pesar de ser Julio, y es que parece que Indonesia no está siendo el destino más popular con las últimas tragedias, y sobre todo cuando para llegar a un sitio como Bunaken necesitas volar con la black list para llegar a Sulawesi, a diferencia de otros lugares como Bali a donde llegan otras líneas aéreas.

Nos pateamos la isla en busca de resorts, y finalmente decidimos instalarnos en el Seebreeze, que gestiona Terry, un aussie casado con Diana, indonesia. La isla no tiene un tamaño recogidito como para patearla, de hecho después de varias horas bajo un sol de justicia entre selva, llegamos a la otra playa de la isla, desde donde decidimos volver a nuestro lugar de origen. A ver quien es el listo que vuelve andando. Lo haremos con un barco de indonesios que ha venido a bucear, con los que nos reímos a carcajadas en el barco, sobre todo cuando se aprenden su "sama sama", nuestro “de nada”, que es para ellos una cantante famosa del país.

La isla no tiene playas bonitas, de hecho hay mucha suciedad acumulada, pero tiene un agua cristalina, con excelente visibilidad, y un coral que da vida a un sin fin de peces, con los que nadamos en snorkel y en buceo. Hubo un primer día de buceo guapísimo con los spanish, pero no nos acordamos de los dive sites. En cualquier caso, mucho azul, muchos pececitos y muchos tibus. El segundo día iremos a Likuan 3, un site con coral poco vistoso pero repleto de magníficos lion fish y hasta algun balloon del parque de atracciones (es que todavía no controlo bien la flotabilidad y a veces me llevaban de la mano...). En Rons Place veremos unas cuantas tortugas, tiburones, pulpos y miles de bichejos de nuevo. El tercer día disfrutaremos de Fukui, un jardín espectacular de soft coral con cinco giant clams de todos los colores... Y un Leo fish! Y es que Leo, si no hago lo que veo me meo, se esta sacando el Open Water!! Gracias a la paciencia de Alo, que ha conseguido que lo coja al vuelo. En Turtle city veremos una enorme tortuga con una rémora encima, varios scorpion fish y otras sorpresas.

Hemos practicado el spanish con Elsa y Carlos, de viaje de novios prolongado, y con Sandra, con quienes luego estaremos en Lembeh, donde ella tiene su Resort de buceo. También estaba Tim, australiano viajero, el extraño Nicholas, con el que hemos especulado de todo, hasta que pueda tener 15 niñas enterradas en su jardín, happy dutch family de Open Water Course, Happy Martin y Kris de Holanda, y matrimonio cartoffen al estilo Mike Hammer, sacados de una serie de los 80, ella ingeniero y él trompetista, encantadores. Magníficos buceos, interminable visibilidad y más peces que en el Acuario de Donosti. Y eternas conversaciones en la hamaca de nuestro bungaló, decisiones de vida importantes y asumiendo poco a poco el cambio de vida que nos espera...

Y después de varios días de buceo, decidimos
Llamalo como quierasLlamalo como quierasLlamalo como quieras

Lembeh critters 6
acercarnos al estrecho de Lembeh, a una hora de Manado, donde visitaremos a Sandra y Josep en su Resort, el Nad, Nomads Adventure Dive. Sandra es de Sestao y Josep mallorquí, empezaron un viaje de dos meses hace dos años y todavía no han vuelto a casa desde entonces. Trabajaron durante ocho meses en el Uncle Chang de Sipadan, nos ha jurado que ellos no son los artífices de la dieta uncle-chicken-sticky-rice, y nos los creemos, porque ellos llevan un resort con infinitamente más gusto y más cuidado, y es que el Nad Lembeh es un buen sitio de relajo y de buceo.

Hacemos varias gestiones en Manado, y cogemos en Paal 2 un microlet hasta Bitung, en el que conocemos a un matrimonio que va también a Lembeh. Con ellos iremos en otro microlet hasta el puerto y cruzaremos con el barco de locales el estrecho que separa la main land de la isla.

Aterrizados en el puerto, hacemos amago de despedirnos del matrimonio pero nos dicen que nos invitan a su casa a comer. Pero... Y eso? Así que ahí vamos los tres, a casa del dentista, por lo menos en el comedor había una silla
Las chicas de SeabreezeLas chicas de SeabreezeLas chicas de Seabreeze

Con Diana, Jelly y Selvi
de dentista y le acabamos entendiendo a la cocinera que era enfermera de dentista, dejamos las mochilas, nos sentamos alrededor de una minimesa, nos recibe la abuela, el primo, la niña (ni con el minidiccionario acabamos entendiendo el parentesco de unos y otros..), un tipo saca la cámara de fotos y la de video, y en vez de ser nosotros los que grabamos el momento, ahí esta el, con su tinte pelirrojo, todo ilusionado, guardando para la posteridad como tres blanquitos se comen las sardinas, arroz y verduras (excelente por cierto) al ritmo de... desde Santurce a Bilbao (la canción mas relacionada con las sardinas que se le ocurre a Leo en ese momento...).

El pater family se empeña en volcarse con nosotros, intercambiamos los teléfonos para que vayamos a dormir a su casa cuando vayamos a Manado, y como ni ellos hablan ingles ni nosotros indonesio, empezamos con los dibujitos, mapa mundi para contar nuestra ruta, muñequitos, corazones y creatividad a raudales. Mientras tanto, el pater family está organizando tres motos para llevarnos hasta el Resort, donde nos esperan desde hace ya más de una hora. Insistimos en pagar la gasolina, pero el señor se ofende, ni hablar, os llevamos como esta mandado y esta ronda la pago yo.

Cogemos la carretera principal de la isla (un metro de ancho) y empezamos a perdernos por la selva, disfrutando de la impresionante vegetación de la isla, aunque a la vez un poco preocupados sin saber donde vamos. El camino se acaba, hay que subir por el monte por una hilera de piedras, no problem, estos tres están reventando la moto, y nosotros con nuestros panderos y nuestras mochilas al hombro, espera que me bajo, da igual, vamos andando, ni hablar, os llevamos hasta allí, sube el monte y a mitad camino paran las tres motos en mitad de la nada. Ya esta, es el momento asesinato, digo yo. Pues no, uno de los tipos sabia que debajo de un árbol había un camino que llegaba por la selva hasta el resort.

El árbol esta plagado de hormigas rojas gigantes de esas que muerden, se nos llena la cabeza de ellas, estamos a grito pelado, bajando el camino embarrado con las mochilas, en chancletas, nos caemos, pero donde está el sitio este??? Y juramentos irreproducibles en hebreo.

Sandra y Josep están mirando al mar a ver si
Mantas rayas #3Mantas rayas #3Mantas rayas #3

Cuando te miran de frente, te pones las pilas
llega algún barquito, porque ni siquiera ellos han salido nunca del resort por tierra. No dan crédito, dicen que somos los primeros clientes que llegan por la selva, y que esto, lo va a contar en su blog. Por no coger un transporte directo desde Bunaken. Y lo bien que nos lo hemos pasado, que?

En el resort están Carlos y Elsa de nuevo, que vivieron el terremoto en Manado hace tres días (a nosotros nos pillo en el agua y solo notamos unas olitas), Happy Martin y esposa, otra pareja de suizos y otra de Singapur, con un camarón underwater que para nosotros lo quisiéramos.

El muck diving es una experiencia distinta de buceo, que cuando llegas, te descoloca bastante, hasta que le coges el tranquillo y acaba enganchando. El fondo es de arena negra, y uno se encuentra latas, botellas, un zapato, un plástico, y precisamente los bichos están mimetizados muchas veces entre la porquería. Y qué bichos. Aquí están las especies más raras del planeta, de todos los colores y formas....

Haremos TK II, Nudi Falls, Jahir y Air Perang, la mayoría muck dives entre basuras y peces surrealistas, erizos de neon de discoteca,
Familia LembehFamilia LembehFamilia Lembeh

Thanks to Herlove, Burneij, Leni, Zianet and Rosalinda for their hospitality
hairy frog fish con aire a barbapapa, otros frogfish rosas, naranjas, morados, verdes, kakatua fish, leaf fish, scorpion fish, zebra batfish, cardenal, sweetlip clowfinsh, un pez vestido de traje flamenco con volantes y todo, los mandarin apareandose (bueno, con serios problemas de flotabilidad), clown frog fish, flying gourmard, y otras especies de cuyo nombre y formas no conseguimos acordarnos. Las fotos son cortesía de varios clientes del resort, porque no hemos conseguido sacar ni una nosotros.

Noche de despedida y celebración del titulo Open Water de Leo fish (que ya no hay quien le saque del agua) a ritmo de flamenco y de salsa (hay que prepararse para celebraciones caribeñas just in case) con las trabajadoras del resort, que tienen cierto estilo tecnohouse cuando salen a la pista. Mas risas con Happy Martin y Kris, que se han hecho el mismo viaje que nosotros en Nueva Zelanda, los 6000 km, pero ellos en bicicleta, con un par.

Y como a la Leo fish se le han metido burbujas de nitrógeno por las venas, dice que pasa de ver el asesinato en serie de los búfalos en las ceremonias Tana Toraja, y que se vuelve a Bunaken a rodar
Traje tradicionalTraje tradicionalTraje tradicional

Para el funeral
el lago azul, con su Alo, su barquito y sus tortus y tibus. Volvemos para el aeropuerto como los clientes convencionales de Nad (por mar y no por la selva en moto), y nos separamos, una a Bunaken y nosotros a Makassar, o Ujun Pandan, que si ya eran complicados los nombrecitos, aquí tenemos dos distintos para hablar de la misma ciudad.

Del aeropuerto en petepete, la version sureña del mircolet, a la estación de Daya, para coger un tote compartido lleno de señoras musulmanas con velo y música disco house a todo volumen. No tenemos claro hasta donde nos llevan porque no entendemos ni papa indonesio. Al final nos paran en Sidrap para dormir, nos dejan en un Wisma, una casa de huéspedes, ya de noche. Sidrap ni viene en nuestra guía, no sabemos donde estamos, no están muy acostumbrados a ver turistas por aquí, porque todo el mundo para la moto para mirarnos, hablar con nosotros, o intenta chapurrear las dos palabras que saben en inglés. Conseguimos cenar en un local con el menú solo en indonesio y nuestra guía con traducciones básicas, y hasta acertamos.

Nos enteramos de que hay transporte para Rantepao, base de
Entrada a Nad-LembehEntrada a Nad-LembehEntrada a Nad-Lembeh

Los primeros, con un par
las Tana Toraja, por la mañana, así que nos tiramos al borde de la carretera, y a cada paso de cada coche, grito de "Rantepao" a ver si alguien va para allá. Finalmente será un camión con sacos de arroz (o de sal o de azúcar) que va en esa dirección, así que nos montamos en el techo, con todo el espacio para nosotros, nuestro cuerpo se amolda a la perfección a los sacos, tenemos las mejores vistas desde lo alto, hace un día perfecto, sentimos la brisa en la cara, saludamos a todas partes, son cinco horas de viaje pero no queremos que se acabe nunca, se nos hacen cortas. Hoy es también un día especial, de cambios, de pensar en el futuro, intentamos disfrutar de un momento mágico.

Llegamos a Rantepao, el conductor de camión insiste en no cobrarnos pero a cabezones nosotros, que gente mas amable, que gusto. Nos aborda un tipo que habla perfectamente español, esta población está plagada de guías, y no hay suficiente turismo para darles de comer a todos. Finalmente iremos a la Oficina del Gobierno que tiene la mejor información de la zona y de las ceremonias que se llevan a
Lea fish, leo fishLea fish, leo fishLea fish, leo fish

y por supuesto dodofish
cabo. Allí nos encontramos con Adi, un tipo super cordial que se ofrece a llevarnos a una ceremonia al día siguiente y hoy nos recomienda ir a visitar Kete Kesu, uno de los varios poblados de la zona con las típicas casas Tana Toraja y tumbas de familias enteras enterradas todas juntas.

Allí nos encontramos a la mayoría de las tumbas abiertas, con cráneos y huesos por todas partes. Muy agradable, según vas paseando, aquí una tibia, allí un fémur, ups que casi le pego una patada a un cráneo... Las tumbas con sus tau taus, las figuras que los acompañan, están también en todas partes, dentro de cuevas, amontonados, pero también en cada esquina.

El aspecto de las casas de Tana Toraja es curioso, con tejados en forma de barco o de cuernos de búfalo, no se sabe bien. Todas apuntan siempre hacia el norte, se dice porque los ancestros venían del norte en barco. La gente hoy en día ya no vive en la propia tongkonan, sino que las mantienen para las ceremonias. Y a la hora de construirla, a matar bichos toca. Lo mismo que en los funerales, que afición tienen aqui... Por ello, le
Rincon BalinesRincon BalinesRincon Balines

En Nusa Lenbongan
dejamos a Leo fish bailando con tortugas y haciendo su labor de representante de la sociedad protectora de animales, y nosotros nos vamos a la ceremonia funeraria.

Que locura, espectacular, impresionante, indescriptible, a no perderse. Los funerales en esta región tienen un ritual especial, aquí son politeístas, pero fundamentalmente animistas y siguen por ello una serie de practicas curiosas. Cuando se muere alguien, se empieza a planificar el funeral, que se lleva a cabo un año (si, si, un año) después. Esto permite a la familia ir ahorrando para una ceremonia en la que se dejan toda el dinero posible. Durante ese año, el muerto no es muerto, sino que ellos dicen que esta "enfermo", se le mantiene en casa, pero no worries, dicen que no huele, porque se le perfuma o inyecta no se que pócima indonesia. Y el semi muerto participa en el día a día de la casa, se le da de comer y se le pide opinión, (?). Y cuando, un año después, hemos recolectado el dinero para comprar todos los cerdos y búfalos de la isla, allí nos vamos todos a celebrarlo.

El funeral al que tenemos la oportunidad de asistir es de
Gente de Lenbongan #4Gente de Lenbongan #4Gente de Lenbongan #4

Superagradecidos con nuestros ultimos trapitos
una familia de clase medio alta, esto de distingue en el numero de cerdos y de búfalos que se sacrifican. En nuestro caso, había 300 cerdos y unos cuantos búfalos. Los animales se sacrifican para que sus almas transporten, cuales caballos en una carroza, el alma del ser fallecido al paraíso (que ya desde el funeral se le puede llamar muerto sin ofender). Y claro, los pobres tardan mas en llegar al paraíso, porque tienen menos cerditos o búfalos para empujar. Aquello sangra por todas partes. Van transportando de un lugar a otro los cerdos en palos de bambu, los van sacrificando, y aquí como en todos los sitios, los cerdos tienen su personalidad a la hora de morir, algunos callan y aguardan con resignación, otros pelean hasta el ultimo suspiro, que mal rato, y tenemos a Washington al otro lado del teléfono, que allí no hay cerdos por la calle, se oyen chillidos, y una cabeza por aquí, tres costillas, y los hombres en círculo bailando el mabadong en sarongs negros. Se dejan tanta tela en animales que el gobierno ha decidido poner una tasa por cada animal sacrificado, pero aquí también se lleva lo de tirar la casa
Lucky manLucky manLucky man

First and second wife. Really?
por la ventana, caiga quien caiga.

Estaremos unas mil personas en la ceremonia, por supuesto para comer cerdo, pero aquí no curan la patita un año, sino que en cuanto muere el bicho, al fuego, y de ahí a la mesa, fresquito, fresquito. Sorry, we are vegetarian, siempre cuela. Y los platos, un cacho de papel de estraza plastificado, y los cubiertos, el pulgar, el índice y el corazón, que no hace falta mas. Las señoras con las que comemos acaban su ración, y se sirven de nuevo en su papel de estraza para llevar otra ración a casa, así que con la grasilla para el bolso y todos contentos.

Entre mil personas, se ven a pocos turistas, que los hay, y entre ellos un grupo de españolitos que han traído un cerdo como regalo a la familia. Siempre dando la nota. Nosotros, mas discretitos, llevamos un par de kilos de azúcar y se los dimos al nieto del difunto.

Y por la noche, coincidimos con Marian e Itxi, dos hermanas (del mismo padre, como ellas aclaran, porque no se parecen ni en el blanco del ojo) de Amorebieta, que son las únicas que no vienen con
Some SpanishfishSome SpanishfishSome Spanishfish

Lembeh critters 4
viajes Tuareg, que ha montado una expedición en la zona, y ha arrejuntado a todos sus clientes en el Mambo, el restaurante al que vamos por la noche. Unos 40 spanish. Muy auténtico indonesio. Esto del mes de Agosto es un rollo.

Autobús de 9 horas de vuelta a Makassar, echamos de menos nuestros sacos de arroz, en el que nos llegaban los ruidos, los olores, aquí el aire acondicionado se lleva todo el encanto. Reencuentro con Leo en Makassar, una cuidad conocida por su ambiente nocturno, pero después de cenar excelentemente en el Quality, aunque tanteamos su propia discoteca, no teníamos la cabeza para ruidos.

Volamos con Lion Air a Denpasar, invocamos a Ala de nuevo para que nos proteja, y es que en el avión, en vez de la revista de compañía, que no existe, hay rezos de todas las religiones expresamente pidiendo cada una a su Dios que lleguemos salvos y en hora. Lo primero se cumple, por esta vez, ahora bien, lo de llegar en hora no lo soluciona ni jesucristo, siempre llegamos tarde en estos aviones.

Nos esperabamos Bali mucho mas agresivo a la llegada, pero la gente sigue siendo muy cordial.
Transporte a RantepaoTransporte a RantepaoTransporte a Rantepao

en camion de sal desde Sidrap
Decidimos ir hasta el temido Kuta para alquilar un coche para los próximos días, y allí siempre hay mejores deals y además esta a dos km del aeropuerto. Nos habían dicho tantas barbaridades de Kuta que nos esperabamos lo peor, un benidorm versión indonesia, que lo es un poquito, pero seamos francos, Kuta es lo que es, uno no viene aquí para catar cultura indonesia, para conocer la vida local o para abstraerse del mundo. Esto es un lugar de veraneo como otro cualquiera, nos recuerda a algunos sitios turísticos de Brasil que hemos conocido, tiene una playa bonita con unas olas espectaculares, ambiente surfero, construcciones de una o dos alturas, arquitectura balinesa hecha con mucho gusto, tiendas en todas las esquinas para comprar los mayores chollos, y lo que desvirtúa el ambiente sin duda, concierto de tubos de escape y cientos, miles de foreigners horterillas enseñando muslo y bikini, con actitud de hacer amigos y lo que surja, acabar como gambas coloradas, y competir de a ver quien encuentra la cerveza mas barata. Pero sabiendo uno a lo que va, tiene su punto para conocerlo y disfrutar de lo que ofrece. Y además nos tenemos que empezar a occidentalizar,
Abuela indonesiaAbuela indonesiaAbuela indonesia

Mejor de Sulawesi
que nos queda poquito...

Alquilamos un Jimmy, que es la versión balinesa del Suzuki Santana, y lo que se lleva en la isla para el que no vaya en moto. Por 8 euros al día seguro incluido, uno no puede esperar exquisiteces, pero nuestro tote nos lleva y nos trae tan ricamente. Exploramos la zona sur de Nusa Dua en busca de alguna playa para un baño de inauguración, y de paso queremos conocer el concepto resort balines. La zona de resorts tiene un control de seguridad general, para no dejar entrar a los locales no vaya a ser que molesten (...), y otro control en cada resort, donde te inspeccionan el coche de arriba abajo, reflejo de la cierta paranoia que todavía existe en la isla tras los atentados de hace unos años. Caemos, como no, en el Melia Bali, que, aunque tiene, algunos rincones “balineses” para la foto, es al final un macro hotel horrible lleno de gambus coloradus con una playa artificial (creemos) y, tras el paseo que nos damos, vemos que todos los resorts son del pelo. Esto si que nos parece rollo de vacaciones en el mar.

Buscamos un sitio para la puesta
Donde esta Wally?Donde esta Wally?Donde esta Wally?

Cual no es Indoesia?
de sol en el templo.. pero Bulgari nos despista por el camino. Y es que el joyero tiene un concepto de resort, perdido en mitad de la nada, con unas vistas im-presionantes, una arquitectura italiana de quitar el hipo, un ambiente cuidado hasta el más mínimo detalle, que como diría Charo, esto SI es....

Pero claro, llegamos en pareo roto, salitre de la playa y en un Jimmy destartalado, y la public relations nos dice con toda la amabilidad del mundo que, ay, que pena, los dos restaurantes están justo hoy llenos, y es que, sin reserva... Porque venimos solo con intención de cenar, porque dormir en una de sus vilas de 1500 metros cuadrados cuesta 6000 euros la noche. Al final nos hacen un hueco en el bar, eso si en la parte de atrás escondiditos porque llega el que creemos que es el Sr. Bulgari a recibir a unos chinos muy importantes, nos tomamos la pizza mas cara de la historia (es lo único que nos sirven en el bar con esos cócteles, esa piña colada, esa bulgari sangría, ese terrazas malbec argentino, oohhh!!) pero se nos hace de noche y casi nos amanece y al final
Transporte de regaloTransporte de regaloTransporte de regalo

En el bambu se cocina
nos sacan la carta del restaurante y casi nos hacen la ola. Al del carrito que nos pasea de un sitio a otro del resort casi le convencemos de que nos lleve a Kuta. Porque Kuta es lo que nos queda mas cerca para buscar un sitio para pasar la noche, aquí hay opciones buenas, bonitas, baratas, y de paso marchuqui, que tenemos el dia crecido, y hasta hacemos un triatlon ya de madrugada, y por favor vámonos de Kuta ya que ya está bien de caschondeito.

Nuestro Jimmy nos llevará a hacer la excursión más chula de la isla. Primera parada en el Para Tanah Lot, el templo mas fotografiado de Bali, frente al mar, bonito aunque abarrotado de turistas. Nos hacen hasta una bendición hindu con arroz en la frente, agua bendita y flor en el pelo. De ahí a Tabanan y hacia el norte por una carretera espectacular entre terrazas de arrozales, que lleva hasta el Para Luhur Batukaru. Antes pararemos en Paddy Ventures, un restaurante en un alto con espectaculares vistas, una cocina excelente y toda la paz y el silencio del mundo.

El templo de Batukaru esta en la base del Mt. Batu
Entrada suaveEntrada suaveEntrada suave

Los gritos se oian en Washington
Karu, la tercera montaña más alta de Bali. Llegamos al final de una ceremonia hindu, que ha congregado a cientos de personas, vestidos todos con trajes de ceremonia, inmaculados, llevando ofrendas en cajas de mimbre que sujetan encima de la cabeza, y rezando entre flores e incienso. Se respira tranquilidad, serenidad, este tipo de ceremonias dan buenas vibraciones, en un culto a una religión que ofrece, no pide, que se disfruta, sin fanatismo, con suavidad. Es tan espectacular el propio templo, como sus fieles, y la vegetación que rodea todo al pie de esa montaña.

Aunque todos los mapas dicen lo contrario, hay una carretera que une ese fin del mundo con la carretera mas transitada que llega al Lago Bratan, también con impresionantes vistas. De camino nos cruzamos con otra procesión en un pueblo cualquiera, esta vez por lo visto celebran el final de una ceremonia y la vuelta a casa, y una vez más trajes coloridos, más ofrendas, más flores, más mujeres con blusas de encaje, más peinados cuidadísimos, más hombres con turbante blanco en la cabeza y esta vez también un hombre con traje de dragón de mil colores bailando y haciendo formas con su cuerpo.
Marcas de añosMarcas de añosMarcas de años

Se deja llevar
Esta isla tiene colorido, tiene naturaleza, tiene mar, tiene encanto.

Paramos en un jardín botánico que es realmente un parque enorme, cuidado pero asilvestrado a la vez, lo que le da mucho encanto. Hay 500 especies de orquídeas, miles de árboles distintos, y entre ellos una colección de bambú que le deja a alguna con la boca abierta.

Acabamos en la costa de Lovina, al norte de la isla, con playas de arena negra y menos turismo que infraestructuras, y es que desde los primeros atentados de 2002, la isla ha tenido un bajón importante de turismo. Los balineses nos cuentan que antes tenían mucho dinero, han vivido tiempos de gran movimiento de turistas, y ellos relacionan los atentados con la causa más inmediata de descenso del turismo, y no son tan conscientes desde dentro de que en las sociedades occidentales metemos en el mismo paquete aquellos atentados en Bali, los otros de Yakarta, los accidentes de avión, los naufragios, los tsunamis, y la gente acaba buscando otros destinos menos "arriesgados". Ahora bien, en un país de 225 millones de personas, todas estas cosas y muchas mas pueden pasar. Kalibubuk es la base de la costa de Lovina,
Staff NAD-LembehStaff NAD-LembehStaff NAD-Lembeh

Daisy, Nina, Iche, Yaya, Marnes y Ramly
pero nos quedamos finalmente en Antuaran en el Mantra, y como hay que ayudar al turismo local, no ponemos pegas a que nos den masajes en la playa, por decir algo.

Volvemos por Kintamani hacia el sur hasta llegar a Ubud, que es el centro espiritual de Bali, aunque hoy reconvertido en el centro espiritual de la visa, las tiendas, los vestidos, las mascaras, y otros afanes consumistas. Creo que visitamos otro templo, el Pura Beji y nos dejamos el Dalem, también en Sangsit, para otra ocasión.

En Ubud encontramos el Dawa para dormir, dentro de las mil opciones de alojamiento. Basic pero piscinita, bungalo con jardín y como siempre amabilidad a raudales. La población y toda la zona tienen su encanto, pero están excesivamente maisificadas, y al final se ha convertido en otro Kuta artificial, pero éste, entre las montañas. Iremos a Sanur para buscar un barco que nos lleve a Nusa Penida. El barco publico solo sale por la mañana, pero encontramos el Scoot, un barco privado, que nos llevara por la tarde y más rapidito, a Nusa Lembongan. Nuestro objetivo, mola mola.

Los mola mola son los peces sol oceanicos, unos bichos de hasta tres metros de diámetro, redondos como el sol, cuasi planos, con dos aletas, una arriba y otra abajo, morritos jagger y cada ojo sale de un lado de su cuerpo aplanado, que lleva de canto cuando nada (me he explicado fatal, pero esta la foto por ahí).

En la isla nos hubiera encantado quedarnos en el resort de World Diving, pero claro, para eso hace falta reservar, y eso va en contra de nuestra religión. Así que nos instalamos en el Surfers Nusa Indah, entre mucho surferillo, que hay un pedazo pico en la isla, en un par de bungalos a precio de paquete de tabaco la habitación, con terracita, y cuasi vistas al mar.

Tenemos tres centros de buceo a mano, pero solo Drift Divers va al Manta Point, así que, aunque les vemos un poco informales, es el único que está gestionado por locales y no tienen el mejor equipo del mundo, la embarcación si es potente, y eso permite luchar con el maretón que nos espera al cruzar el estrecho de Badung y salir mar afuera.

Vamos una pareja de holandeses listillos, dos franceses encantadores, y unos italianos poliglotas que vienen a hacer snorkel. Antes de tirarnos del barco, vemos un par de rayas manta en la superficie, que nos anticipan el espectáculo que nos espera debajo del agua. El buceo en si es aburrido, uno se queda alrededor de una roca sin apenas moverse, el fondo es un rollo, pero están ellas, esas pedazo de raya manta de mas de dos metros de envergadura, moviéndose lentamente simulando un elegante aleteo, con esos pedazo de ojos, que nos miran parece que vienen a por nosotros, y por lo visto hay que tener cuidado con estos bichos que pueden llegar a envolverte y querer llevarte con ellos. Hemos contado siete bichos enormes a un mismo tiempo, aunque los 20 o 30 que hemos visto no sabemos si son los mismos dando vueltas o varios distintos. No hay corriente, pero las olas pegan con fuerza contra la roca y seguimos el movimiento del mar que nos mece, nos lleva y nos trae.

Uno de los franceses lleva tres días seguidos viniendo aquí sin lograr ver nada. Hoy su hija ha dicho que ya no vuelve, que es imposible ver las rayas esas. Y se lo ha perdido hoy. Que frustración. Salimos del agua, hay un
Pura Batukaru #7Pura Batukaru #7Pura Batukaru #7

Tres guiris con mantel
mar potente, pero estamos todos gritando, como locos, nos tiene que llamar la atención el dive master para que volvamos al barco, que si no, nos lleva la corriente.

Nuestro segundo buceo es en Crystal Bay. Hay 10 barcos cuando llegamos, tenemos poca esperanza de ver los mola mola, es muy difícil, hemos conocido a gente que en varios días de buceo nunca ha conseguido verlos. El buceo se las trae, pillamos una corriente que nos dejara destrozados los proximos dias, el dive master se agarra a un coral, Leo fish nos tranquiliza a todos con su nivel de experteese, y acabamos cinco en cadeneta peleando como podemos mientras empuja la corriente, los peces se dejan llevar indefensos, es graciosísimo verles irse de costadillo, y qué angustia, consumiendo aire a borbotones. Pero llega la recompensa. La corriente amaina y un minuto después el dive master hace la señal de mola mola, que es el gesto guay de sacar los dedos pulgar e índice agitándolos como de buen rollito, pues eso, de que "mola". Y pensamos, anda ya, un mola mola. Pues si, ahí esta. Y desde luego que mola. Y no de lejos, de refilón, creemos haber visto uno,
Otro bufaloOtro bufaloOtro bufalo

Para repartir
no. El bicho se pasea imponente a medio metro de nosotros, con gesto de curiosidad pero de buenos amigos, con ese morrito, ese cuerpo moneda rodada de canto. Piel de gallina, qué guay. Ya nos podemos morir, y casi una se muere al quedarse con 10 bares de aire con tanta angustia y tanta emoción. Leo fish ni ha sufrido el percance, está hecha al medio, es una más.

Día completo, risas con nuestros guías de buceo que, como otros, flipan con lucky man, piensan que el menda anda con dos wives, que bastante duro es aguantar a una, como para tener dos que se peleen. Con eso ponemos fin a los buceos, que ya nos hemos colmado de buenas sorpresas, y lo vamos a celebrar al Coconut con una pedazo puesta de sol y buena mesa.

Exploramos Mushroom Bay al otro lado de la isla, encontrando uno de los resorts de mejor gusto de la isla, el Nusa Lembongan Resort, que cocina además una pasta exquisita. Lo que iba a ser un tranquilo día de playa se ve perturbado por la llegada de hordas de barcos con japoneses o coreanos que acaban como fichas de parchís con
Pura Uluh Watu #4Pura Uluh Watu #4Pura Uluh Watu #4

Espectacular ubicacion
chalecos salvavidas de todos los colores dando botes según entran en el agua hasta que les cubre por la rodilla, por si acaso. Para hacer un relato de humor amarillo.

Volvemos a nuestra playa por la costa, pasando por todos los resorts construidos recientemente, todos ellos en buena altura, por si el tsunami. Por la noche, volvemos a presenciar otra ceremonia en la playa, en la que han quemado previamente dos de tres carrozas con las que han hecho una procesión durante el día, y esta tercera la han llenado de ropa y de dinero, y se la llevan para tirarla al mar y ofrecérsela al Dios para que traiga suerte. Ofrecer y trabajar para tener recompensa. Qué maravilla.

Disfrutaremos de la mejor cena en todo Indonesia en el Batu Karang Lembongan, con un atún para no olvidar y un Penfold'ls Chardonnay Semillon, que conocimos ya en Australia con su serie limitada para Tetsuya. En la cena, el camarero se hace cómplice de nuestra mesa y de cada una de las mesas, enseñándonos un pedrusco que va a anunciar la petición de matrimonio en la mesa del al lado. Apagaremos las luces, pero no os preocupéis, es para la mesa aquella, que le vamos a entregar esto. Estaba más emocionado el camarero que el novio. El, surferillo timidito con gafas de sol en el pelo y cara de esfuerzo y voluntad con lo que estaba haciendo, hinca la rodilla delante de todos los presentes. Aplausos de todos y lagrimitas de las mujeres allí presentes, antes de que algunas salgan corriendo para ver de cerca el pedrusco ese.

Pequeñas emociones para una cena de despedida. Noche angustiosa, mañana triste, con sensaciones encontradas, la ilusión de volver a ver a los nuestros, ver como han crecido Lucia, Marina, quién es esa Adriana, y que ha cambiado en todos los demás, pero el vértigo de que esto se acaba. Porque nos vamos. No es en el africano lago Turkana, donde pensábamos decir adiós a este viaje en Diciembre, no estaba previsto que fuera Bali, que repentinamente ibamos a tener que dejar sin explorar otros destinos que teníamos impresos en nuestros billetes Round the World, y que India y Africa del Este tendrán que esperar. Nos vamos a vivir a Washington durante unos añitos. Con una ilusión distinta, que esta vez nada tiene que ver con un viaje de aventura, pero que seguro nos abrirá otras puertas. Cambiamos la mochila por la maleta de ruedas, y la vida de nómadas por una casa en la ciudad que tiene las puertas abiertas. La verdad es que ahora mismo moriríamos por perdernos en un tren abarrotado en la India, pero somos conscientes de que al fin y al cabo hemos podido elegir dar este paso inesperado, y que hay que aprovechar las oportunidades que te pasan por delante. Y el día que retomemos el viaje donde lo dejamos aquí, lo seguiremos contando.

Mientras tanto, nos quedamos con mil imágenes en nuestro recuerdo, con el ritmo de todo Brasil y sus brasileños, el baile de las tortugas de Noronha, el museo de Enrico Poli en Lima, el reflejo del salar de Uyuni, la luz de los moais al atardecer en isla de Pascua, el colorido fondo marino de Polinesia, la fuerza de una ceremonia en Fakarava, los bosques encantados de Nueva Zelanda, los rojos del outback australiano, los elefantes pigmeo de Borneo, las corrientes de Sipadan, su competidora Bunaken, los bichos marcianos de Lembeh, los soleados mola mola, y tantas y tantas cosas y momentos mano a mano. También con la compañía de
El tercer TeEl tercer TeEl tercer Te

Con pastas locales y nuestro azucar
los que han compartido un cachito de viaje con nosotros, Fernando, Irene, Leo, y todos los que nos hemos encontrado en el camino, otros muchos viajeros con los que compartir experiencias, y todos los lugareños que en cada rincón del mundo nos han abierto sus puertas y ofrecido su tierra y su modo de vida. Ha sido un viaje bonito. Y a soñar con el siguiente.


Additional photos below
Photos: 133, Displayed: 50


Advertisement

El desastre del terremotoEl desastre del terremoto
El desastre del terremoto

Prambanan en reconstruccion
Lo que quedaLo que queda
Lo que queda

Desde el mejor sitio posible
Vida realVida real
Vida real

primer estadio de Borobudur
CastigadosCastigados
Castigados

segundo estadio de Borobudur


17th August 2007

Cambio VISA por American Express
Queridos amigos del Planeta azul. Después de varios meses pululando around the World y conociendo la maravillas de la naturaleza creo que habéis recibido una llamada back to reality, to a real different reality. Nuestro gran Jefe el Uréteres y su Sra se van a Washington, city donde por la calle no se ven gorrinos pero cerdos con tirantes a “tutti plen”. Es la so-called llamada de money call to money, donde nuestro Bube ganara por nano segundo lo que un obrero, de cualquier empresa gana en 8h, salvo, of course, excepciones ya conocidas como las del Pato Lucas, Pato Gowie, Tio Gilito y los sobrinitos. Jefe, ve pensando que este año no esquías con los chavales, no por que no te dejemos venir con nos, o por que no te deje tu Sra (aunque eso nunca se sabe) si no porque no vas a tener vacaciones una vez entres en la dinámica de la vida americana y su sueño eterno. Espero que empecéis a pensar en pasar por la vicaria que llevais muchos años juntos y eso de vivir en pecado y en breve lanzarse a la reproducción no está bien visto al otro lado del charco. Además, los chavales tenemos ganas de cachondeo y os vamos a liar una que mejor os lo penseis 2 o 3 veces. Cuidadin, cuidadin! Bueno Jefe, marca fecha pa la comida torrentil que este año le toca a tu cuñaaou (que sea entre el 18 dic y el 7 ene). Me despido comentandos que este comunicado tambien podria titularse “David Cuernabeu y la Beckham de Urduliz se van a hacer las Americas”. Mucha suerte y besos. Pine
18th August 2007

graciassss-mila esker!!
Hola hermosos!! Estoy seguro que todos los que hemos tenido la suerte de recibir periodicamente en nuestro buzón electrónico vuestro correo hemos disfrutado con cada letra y con cada fotografía que nos habéis hecho llegar. Esas mágicas palabras "Travelblog Update (Leire y Javier)", que nos indicaban que ya habíais terminado una nueva etapa de vuestro viajes soñado, y porqué no decirlo, también del nuestro, y que por unos minutos nos sacaban de nuestras rutinas del mundo real y nos hacían sentir la sensación de que estábamos también por aquellos mundos disfrutando con vosotros de todos esos rincones y gente maravillosas. Gracias por esa currada que os habéis pegado para transmitirnos de la mejor manera posible todas las emociones que habéis vivido, tanto las buenas como alguna no tan buena. Ahora sólo falta que nos podáis contar en directo todas vuestras experiencias porque, desde luego, estoy seguro que todos deseamos poder volver a compartir con vosotros una buena cena, un buen vino o una buena charla. Al final nada es lo mismo si no tenemos la suerte de teneros cerca. Bienvenidos, ongi etorri. Un abrazo. Txema Y ya me enteraré qué es eso de guasintón porque las noticias no llegan a Pamplona. Ya se sabe, en los pueblos todo llega más tarde.
7th October 2008

Sois una pasada
HOla, No os conozco de nada. Me llamo Ion y este año he estado con mi novia recorriendo el sudeste asiatico. Simplemente era para preguntaros si haceis todo con mochila y si tenias ya los vuelos comprados desde españa y los hoteles reservados asicomo los sitios que habeis ido a visitar?? Me poseis mandar toda la información que tengais sobre este viaje xq me esta encantando cada vez que leo noticias vuestrsa.MAIL: iongoldaratz@hotmail.com Buen viaje un saludo.

Tot: 1.624s; Tpl: 0.089s; cc: 23; qc: 106; dbt: 0.0685s; 1; m:saturn w:www (104.131.125.221); sld: 3; ; mem: 1.9mb